Se acerca el verano y es tiempo de pasar un tiempo de vacaciones en compañía de nuestra familia. Muchas veces pensamos que no podremos hacerlo debido sobre todo a motivos económicos, pero si somos un poco organizados con nuestro presupuesto, no tiene porqué haber ningún impedimento paraa que pasemos un periodo vacacional agradable y memorable.

La primera idea que podemos aplicar es elegir un sitio cercano a nuestra ciudad. Evidentemente la idea no es simplemente quedarse en casa, pero tampoco cruzar el país sin una planeación adecuada. Seguramente en un rango de 3-5 horas de viaje tendremos lugares espectaculares y diferentes por visitar.

La segunda idea es el alojamiento. Hay muchas opciones de alojamiento económico cuando se trata de vacaciones. Tenemos hostales, hoteles baratos, albergues. También podemos recurrir a rentar habitaciones a particulares, esta opción se ha popularizado bastante a últimas fechas, y nos permite contar con un alojamiento muy placentero, privacidad, e incluso comida casera. Otra excelente alternativa es pensar en ir acampar. Existen los emplazamientos para acampar que cuentan con servicios como sanitarios, duchas y corriente eléctrica, y representan una opción muchísimo más económica que un hotel, y además, resulta entretenida y divertida para los más pequeños.

La tercera idea es el transporte. Lo ideal es evidentemente viajar en nuestro propio automóvil, pero como también se pueden conseguir (sobre todo utilizando sitios en internet o agencias de viajes) promociones interesantes para viajar en avión, al llegar a nuestro destino podemos recurrir a alquilar un auto. Digamos que conseguimos boletos a un buen precio para ir a Ibiza, ahí podemos recurrir al alquiler de coche barato Ibiza y ahorrarnos bastante en taxis y traslados. El contar con un auto propioo o de alquiler se constituye en una excelente opción puesto que nos da libertad para recorrer nuestro destino a gusto y placer.

La cuarta idea es la comida. Claro que nos encantaría pasárnosla recorriendo restaurantes, pero no es necesario para pasarlo bien y comer sabroso. Podemos recurrir a comprar en supermercados o mercados locales, tomar un desayuno liviano, preparar nuestro almuerzo y hacer picnic, y sólo cenar en restaurantes.

Finalmente, mantener el presupuesto a raya. Es importante no recurrir al crédito y hacer compras inútiles. Obsequios, recuerdos, ropa extra. Podemos prescindir de todo ello. Lo que nos libera presupuesto para visitar museos o asistir a espectáculos locales.