[tubepress mode=”tag” tagValue=”tarjetas fidelizacion” description=”false” theme=”youtube” resultsPerPage=”10″ paginationAbove=”true” paginationBelow=”false” playerLocation=”shadowbox” resultCountCap=”40″]

Son parte de la imagen de un número cada vez mayor de empresas y sectores, desde las grandes superficies comerciales, bancos, gasolineras a las agencias de viajes, telefonía móvil, restauración, turismo o comercio minorista. Las tarjetas de fidelización se han convertido en una interesante y versátil herramienta de marketing para competir y para dar respuesta a la cada vez más exigente demanda del consumidor que, lógicamente, no solo valora el producto adquirido, sino el servicio ofrecido. Además de los incentivos económicos las tarjetas de fidelización también ofrecen otras ventajas como servicios financieros preferentes o adicionales (reparaciones gratuitas, parking gratuito o entrega de la compra a domicilio gratuita, entre otros).

La fidelidad del cliente o consumidor es un valor añadido para toda empresa o proyecto. De ahí que las tarjetas de fidelización sean mucho más que una estrategia de marketing y venta ya que, como avala su carta de presentación, su objetivo es la de premiar la confianza del cliente con interesantes descuentos, promociones o servicios adicionales canjeables por puntos –por ejemplo renovar el teléfono móvil o conseguir un descuento al adquirir un billete de avión-. Las tarjetas de fidelización no solo reportan beneficios al consumidor, sino a la propia empresa o negocio que la emite, ya que está asegurándose la fidelidad y la relación duradera con los potenciales clientes, al tiempo que le permite marcar diferencias con la competencia directa. Las tarjetas de fidelización no son una herramienta exclusiva de las grandes empresas o negocios, sino que el comercio minorista también ha comenzado a ver las ventajas de ofrecer al cliente descuentos económicos, servicios adicionales o regalos por sus compras. En otras palabras, reforzar la comunicación con el cliente y premiar su confianza.

Las ventajas económicas de las tarjetas de fidelización –la cual se expide de manera gratuita- son el principal atractivo para el consumidor, aunque no todas las tarjetas ofrecen beneficios inmediatos –descuentos directos en precios, por ejemplo, sino que están orientadas a que la relación entre cliente y proveedor sea más estable y duradera. Entre los beneficios que reportan al consumidor las tarjetas de fidelización, además de los descuentos en precios, también incluyen los cupones de reducción de precios, regalos de fidelización, participación en sorteos, acumulación de puntos canjeables por regalos o descuentos (tarjetas por puntos). Las tarjetas de fidelización también ofrecen condiciones financieras preferentes, como ampliación de plazos o tarjeta de crédito gratuita.

Bancos, gasolineras, supermercados, aerolíneas y agencias de viajes fueron de los primeros en lanzar las tarjetas de fidelización y tarjetas por puntos entre sus clientes. A día de hoy, dado su creciente uso entre los consumidores, se ha desarrollado incluso una aplicación para el móvil que permite digitalizar todas nuestras tarjetas  y tenerlas siempre a mano cuando vamos de compras.