Hace años, cuando alguien quería conseguir algo fuera de la común, tenía que buscar y buscar por tiendas ya fuera de su ciudad o de otra, salir de casa, llamar a distribuidores y preguntar a más de uno, para conseguir localizar ese producto que tanto deseabas y que tanto te costaba conseguir. Hoy en día, es casi imposible imaginar no poder conseguir algo por muy raro que sea. Ya sea algo que venden en China, Japón o Estados Unidos, con…