Si definimos el estrés como la reacción ante un cambio o un desafío, es importante conocer o manejar técnicas como la meditación que nos permitan mantener nuestra concentración en momentos de excesivo estrés a lo largo de nuestra vida, como puede ser un divorcio, mudanzas internacionales España, la pérdida de tu empleo o la muerte de algún ser querido. ¿Qué quiere decir mantener la concentración? Estar al tanto de lo que sucede en el momento presente, y una forma de acceder a dicho tipo de concentración es la meditación consiente.

¿Cómo podemos practicar esta concentración? En realidad, sin practicarlo puede ser bastante difícil. Porque representa estar completamente, con todos los sentidos en lo que está ocurriendo, no en lo que ocurrió, no en lo que ocurrirá. Imaginemos por ejemplo que hacemos el intento simplemente de percatarnos de nuestros sentimientos en este momento. Dejar de leer, darnos cuenta de lo que estamos pensando, de lo que estamos sintiendo. La mayoría de las personas tras un par de minutos ya estarán pensando en cualquier otra cosa.

De forma cotidiana enfrentamos muchos momentos de estrés. Por ejemplo, imaginemos que estamos por recibir los resultados de un examen. Normalmente lo que sentiremos es ansiedad, pero dejamos que nuestra mente vuele. Que empiece a sentir miedo porque de algún modo albergamos una certeza de que lo vamos a hacer mal. A ese miedo le sigue una sensación de cólera, por no haber estudiado suficiente. Después, impotencia. Auto justificación…etcétera. ¿Qué pasaría si simplemente nos aterrizamos en la ansiedad original, que es normal? Si no nos adelantamos a los hechos y simplemente nos mantenernos en el presente. Para ello es muy útil concentrarnos en algo que está pasando en el momento presente. Los rayos del sol que entran por la ventana, el ritmo de tu propia respiración. Ello ayuda no sólo a la mente, sino al cuerpo a mantenerse en un equilibrio vital dinámico, y a liberarse de los picos de estrés causados por la alerta de emociones vertiginosas que podrían haberse desencadenado.

Como podemos ver, este tipo de meditación sólo consiste en mantener la mente en el aquí y el ahora y evitar que salga disparada hacia el futuro llenándose de angustia, cólera y otras emociones negativas que lo único que logran es alterar nuestra presión arterial y las reacciones que tenemos ante los hechos.

La idea es ocuparse en lugar de pre-ocuparse. De esa forma, controlar el estrés y mantener nuestra concentración en el presente es muchísimo más sencillo.