[tubepress mode=”tag” tagValue=”lector rfid” description=”false” theme=”youtube” resultsPerPage=”10″ paginationAbove=”true” paginationBelow=”false” playerLocation=”shadowbox” resultCountCap=”40″]

Un lector RFID se puede definir como un trascriptor que da señales de radis y que a su vez además de trasmitir, recibe señales de radio RFID. Pero en primer lugar vamos a explicar lo que es RFID.

RFID son las siglas de identificación por radiofrecuencia en español, mientras que en inglés son Radio Frequency IDentification. Este se basa en un sistema que almacena y recupera datos que se denominan remotos. El propósito es trasmitir la identidad de alguien a través de unas ondas de radio. Estas tecnologías son agrupadas hoy en día dentro de la identificación automática.

La historia de este dispositivo fue creada por el gobierno soviético en el año 1945 que serviría para ser una herramienta de espionajes que se invento por Léon Theremin. Su creación trataba de un dispositivo por el que podía escuchar en secreto,  aunque mucho expertos estipulan que su primera creación fue en los años 1920 y utilizada por los propios británicos durante la segunda Guerra Mundial. De todas maneras si que existió una tecnología parecida en los años 1939 y utilizado por los aliados de la Segunda Guerra Mundial, con la que conseguían identificar aeroplanos tanto de los aliados como de los enemigos.

De todas maneras este tipo de lector RFID tiene varias características como son las de exactitud, flexibilidad, tiene un bajo ruido de radiación, pero además existen  seis factores muy fundamentales que se deben de tener en cuenta cuando se van a escoger un lector RFID para el tipo de trabajo que realicemos.

En este caso las propiedades que deben de tener son sensibilidad, para que así pueda detectar señales de tag RFID que van desde los -60dBm o -115dBm, depende de las necesidades de cada uno.

En segundo lugar otras de las propiedades de estos lectores son la selectividad en la que se deberá elegir la señal entre otras, siendo la que necesitemos mucho más potente que otra, para que así no puedan existir interferencias que pueda  estropear o impedir nuestro trabajo.

Otro de los factores determinantes es poder trabajar con estos lectores, bajo diferentes normativas europeas por la que se podrá trabajar y operar entre una distancia de 865 y  867 MHZ de banda de frecuencia. Esta normativa europea la regula la entidad ETSI es decir el Instituto  base de las telecomunicaciones europeas.

Además otro de los factores primordiales de estos lectores en la Inter operatividad multi fabricante por el cual es una norma en la que todos los tipos de fabricantes de RFID puedan intercambiar sus productos sin ningún tipo de problema y así conseguir una certificación del mercado.

Hay muchísimos aspectos que se pueden dar en estos tipos de lectores pero se ha de tener conocimientos tecnológicos y fundamentales de estos lectores para saber y buscar el lector RFID más desarrollado para llevar a cabo nuestro trabajo. Para conseguir estos tipos de objetos es necesario que te acerque a las tiendas de tecnología que tengas más cerca, o si prefieres buscar alguno en especial, siempre podrás encontrar páginas web especiales donde poder encontrar un lector RFID muchos más especial.