En la actualidad, en un perfil deseable para postular para cualquier empleo, es necesario sin duda hablar más de dos idiomas.

El tradicional bilingüismo en que sólo se nos demandaba el inglés como lengua adicional ha sido superada por las necesidades de comunicación del mundo empresarial actual.

Es preciso realmente dominar el inglés en un nivel oral y escrito (no sólo entender lo que está escrito y lo que se nos habla, sino también poder expresar nuestras ideas en inglés de forma coherente y comprensible para un angloparlante), y además, añadir conocimientos en un tercer idioma.

El que podamos simplemente entender una frase sencilla como “Apartments in Barcelona for rent “, no es suficiente.

También debemos poder explicar de qué se trata, qué tema se está abordando y ser capaces de mantener una comunicación en inglés al respecto.

Y por increíble que suene, si estamos pensando en aprender otra lengua viva, quizá la mejor idea ya no sea el francés o el italiano. No, el idioma más demandado actualmente en el entorno empresarial es el mandarín. Sí, es una excelente idea aprender a hablar en chino.

Evidentemente, el esfuerzo intelectual que ello nos demandará será mucho mayor, pero la cantidad de transacciones en las que podremos participar gracias al manejo de este idioma tan diferente, sencillamente nos abrirá muchísimas puertas, no sólo para buscar empleo, sino inclusive para establecer nuestra propia empresa.

Así que hay que deshacernos un poco de la pereza intelectual que pudiéramos tener y decidirnos a pulir ese inglés y a incrementar nuestro conocimiento de los idiomas. Aprender chino, japonés, francés…todo ello incrementará nuestras capacidades de comunicación en un mundo en que la comunicación se ha convertido en el requisito sin el cual no se puede desarrollar una carrera, una empresa o un emprendimiento mercantil.