[tubepress mode=”tag” tagValue=”diseño Barcelona” description=”false” theme=”youtube” resultsPerPage=”10″ paginationAbove=”true” paginationBelow=”false” playerLocation=”shadowbox” resultCountCap=”40″]

El diseño es el proceso que define y crea objetos, imágenes o espacios, y que se utiliza con éxito para crear servicios. El diseño se asocia de manera inmediata con la apariencia de los objetos, pero su aplicación va mucho más allá. Se puede diseñar para mejorar las funciones y el atractivo de los productos, para facilitar su producción y garantizar su sostenibilidad, o para mejorar la ejecución o la calidad de los proyectos empresariales. El diseño también forma parte de la gestión de la marca y de la estrategia de comunicación de un producto, un servicio o una empresa. Un diseño que, para conseguir sus objetivos, requiere la intervención de los profesionales, formados en una disciplina tan amplia como competitiva. ¿Dónde conseguir la mejor formación? Diseño Barcelona, la respuesta en dos palabras.

Barcelona es una ciudad cosmopolita y multifacética incluso cuando hablamos de diseño. Diseño adaptado a cada uno de sus espacios, tanto públicos como privados. El diseño forma parte de nuestra vida y de nuestra cotidianeidad, es la herramienta imprescindible para crear espacios, para idear nuevos productos y dotarlos de personalidad. Si hablamos de diseño Barcelona es una de las mejores escuelas, no solo en el terreno estrictamente formativo –con un amplio catálogo de títulos académicos-, sino también en cada una de sus vertientes, y una de ellas es el diseño adaptado a la vivienda.

Todos los productos y piezas que encontramos a nuestro alrededor han sido diseñados, incluso su embalaje, envasado o etiquetado ha sido diseñado. El diseño está presente en nuestra vida cotidiana, desde una simple cuchara hasta elementos más complejos, como una vivienda, entre cuyas características y tendencias actuales se ha revalorizado el apostar por el diseño ecológico y eficiente.

Las empresas, independientemente del sector en el que operen o trabajen, han tomado conciencia de la importancia de desarrollar una dinámica competitiva basada en el diseño, la innovación y la incorporación de nuevas tecnologías; es decir, una mejora constante donde el diseño es un elemento diferenciador. Esto se traduce a su vez en una demanda de profesionales del diseño cada vez más formados y especializados. Empresas y firmas demandan cada vez con mayor frecuencia los servicios de profesionales del diseño para mejorar su rendimiento, producción y competitividad. Profesionales formados en la disciplina del diseño. Y si buscamos una buena escuela, diseño Barcelona, dos palabras que aúnan la mejor formación en una ciudad que se ha convertido en una cantera indiscutible de nuevos diseñadores con suficiente experiencia e ideas para marcar las nuevas tendencias. El diseño, especialmente en los últimos años, ha dejado de ser una actividad puntual a ser una herramienta imprescindible, una de las mejores estrategias de comunicación.