Recambios, desguaces de vehículos, venta de motores usados, venta de piezas, servicio de grúa, venta de coches… Estos son algunos de los servicios que nos podemos encontrar que se llevan a cabo en un desguace de coches. La mayoría los conocemos por el lugar donde se lleva un coche siniestrado para convertirlo en chatarra, pero aún así, hay que tener varias cosas en cuenta, porque no todos los desguaces valen.
El desguace es ese lugar donde acaban todos los coches cuando han tenido un accidente y no sirven para nada más o porque su funcionamiento ya no es el correcto. Por eso, también es un lugar donde acudir para buscar muchas piezas para otros vehículos. Si tu intención es acudir a un desguace para comprar una pieza en concreto para un coche, tienes que saber que en un desguace por un lado te encontrarás con todos los coches que están preparados para convertirse en chatarra. Como lo que buscas es una pieza en concreto, en la mayoría de los desguaces en el interior hay una gran muestra separada por piezas y clases donde puedes encontrar a lo mejor esa pieza que tanto necesitas o tanto tiempo llevas buscando.
No te creas que por ser un desguace no vas a encontrar piezas en buen estado. Provengan de cualquier tipo de vehículo, en el desguace todas las piezas que vayan a ponerse a la venta y vayan a ser reutilizadas pasan un control para comprobar que se pueden volver a utilizar y que están en calidad. Para un desguace la venta de piezas es muy importante por eso la calidad que ofrecen es la mejor, ya que si se ofrece mala calidad acaba repercutiendo en el propio desguace. Poseen máquinas de última generación para ver la calidad de los repuestos usados que les vienen con los automóviles y comprobar el estado y la fiabilidad del producto que van a vender.
Al desguace también puedes acudir cuando quieres dar de baja un vehículo o lo tienes siniestrado. En ese caso, te pones en contacto con el desguace, solicitas la retirada y baja del vehículo. En el caso que alguna vez tengas que acudir a un desguace, lo primero que tienes que tener en cuenta es que el desguace esté autorizado. En algunos desguaces lo que harán es ir a por tu coche a tu domicilio o donde se encuentre, por lo que se hacen cargo de todo el proceso de gestión de grúas y tramitaciones completamente gratis. A partir de ahí, el desguace lo que hace es tramitar la baja del vehículo a la Dirección General de Tráfico mediante un Centro Autorizado de Tratamiento. Para llevar a cabo esta última acción, el desguace necesita la tarjeta de inspección técnica, el permiso de circulación y la fotocopia del DNI en vigor y por ambas cara del titular. En el caso en que el coche no sea suyo, tiene que ir acompañado de un modelo de autorización y de otra documentación específica.
En un desguace también te tasan tu vehículo. Te harán una oferta por tu vehículo para comprártelo y sin ningún tipo de compromiso.