Hace años, cuando alguien quería conseguir algo fuera de la común, tenía que buscar y buscar por tiendas ya fuera de su ciudad o de otra, salir de casa, llamar a distribuidores y preguntar a más de uno, para conseguir localizar ese producto que tanto deseabas y que tanto te costaba conseguir. Hoy en día, es casi imposible imaginar no poder conseguir algo por muy raro que sea. Ya sea algo que venden en China, Japón o Estados Unidos, con tan solo un click podrás conseguir lo que quieras, aunque esté a miles de kilómetros de distancia.

Estos cambios son los que nos hacen darnos cuenta de que los hábitos de los consumidores han cambiado a lo largo de estos últimos años. La compra online ha cambiado la manera de comprar, y ha cambiado la maneras de relacionar productos, así como las maneras de probar el producto. Pero… ¿alguien se acuerda de cómo comenzó la moda de las compras online?
Fue a principios de los años 90 cuando llegaba a nuestros oídos la palabra Internet, y aunque muchos no sabían a lo que se referían con esa palabra, con ella comenzó a crearse otro tipo de negocio, las tiendas online. Estas tiendas,  solamente se utilizaban para enseñar a la gente productos, marcas o imágenes de empresas en las que podías ver los catálogos, de los productos que te podían ofrecer. Tras ello y ver la buena aceptación que hubo entre la gente, se dieron cuenta de que debían de vender a todas las personas a las que podían llegar, ya que daba igual que estuvieran en una u otra parte del mundo.

Al convertirse en algo común, los consumidores tienen la posibilidad de elegir a nivel global que productos y donde comprarlos, pueden acceder a cualquier catalogo de todo el mundo, y elegir entre el que mas guste, el más barato, la mejor marca, etc… Mientras que antes, si no estaba en tu entorno más cercano, o mediante catalogo, podría ser muy pesado y muy costoso.

Y aunque hoy en día es algo normal el tener que evitarse dar vueltas para encontrar el producto que tanto ansiamos, son muchos los que se preguntan si es seguro esta forma de compra. Y aunque muchos los consideran una de las maneras  más cómodas y seguras de comprar otros son bastante reacios a ello. Por ello vamos a dar algunos consejos fáciles y sencillos para comprar de manera segura por Internet.

En primer lugar deberás de hacer las compras en sitios y páginas seguras ¿Cómo reconocerlo? Serán seguras aquellas páginas que tengan el https//: La “s” significa que es un sitio seguro, además de que el indicador de una llave a pie de página le da la seguridad necesaria para comprar.

Haga compras en lugares famosos o conocidos. EL boca a boca en internet es muy importante. Si quieres, puedes probar primero con un producto barato para ver como funciona el envió y la empresa. Siempre debe existir un número y correo electrónico para poder informarse sobre la página. Debe de leer la política de privacidad y seguridad del sitio.

La manera más segura de comprar por Internet es la tarjeta de crédito ya que si no está seguro podrá cancelar el pago. No debe dar datos innecesarios como el número de la seguridad Social y no responda a preguntas sobre sus hábitos económicos.

La contraseña solo será para usted jamás la desvele, conozca las condiciones de entrega y los procedimientos de rembolso y podrá tener una compra segura y tranquila.