Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

TRAFFIC


Título: TRAFFIC-
USA,2000
Dirección: Steven Sodergergh
Guión: Steven Gaghan, basado en la miniserie “Traffik”, creada por Simon Moore, exhibida en el channel 4 de la televisión británica en 1989, con una duración de cinco horas.
Diseño de producción: Philip Messina
Fotografía: Peter Andrews ( Steven Soderbergh)
Montaje: Stephen Mirrione
Vestuario: Louise Frogley
Música: Cliff Martinez
Intérpretes: Michael Douglas, Don Cheadle, Benicio del Toro, Luis Guzmán, Dennis Quaid, Catherine Zeta- Jones, Steven Bauer, Benjamín Bratt, James Brolin, Erika Christensen, Clifton Collins jr.,Miguel Ferrer, Albert Finney, Topher Grace, Amy Irving, Tomás Milián, Jacob Vargas, Salma Hayek.
Duración: 147 minutos ( hablada en inglés y en español).

“Traffic” cuenta tres historias entrelazadas y entrecruzadas cuyo común denominador está compuesto por el consumo, el control y el tráfico de drogas, sumado al impacto cultural y social causado por las mismas. Con un presupuesto de 49 millones de dólares y una duración cercana a las 2 horas y media, filmada en 110 locaciones ubicadas en nueve ciudades distintas y 130 personajes con diálogo, constituye la apuesta más ambiciosa de Steven Soderbergh, pero carece de elementos novedosos para el espectador interesado en el tema, que haya visto películas como “Scarface”( la de Brian de Palma), “Buenos Muchachos”, “Trainspotting”, “Rush” o “Contacto en Francia”, propuestas reconocidas y avaladas, lejos del espíritu transgresor de títulos tales como “Pánico y Locura en Las Vegas” o “Festín Desnudo”.

En un año 2000 inolvidable, Soderbergh logra el raro privilegio de tener sus dos películas nominadas al Oscar y de estar, él también, dos veces nominado como mejor director. Mientras que en “Erin Brockovich” convertía a Julia Roberts en  una madre soltera que derrotaba a una gran corporación, se permitía revisar el mito de David y Goliat y confirmar la validez del sueño americano; basada en una historia real , con trasfondo ecológico y defensa de los desposeídos incluída,en “Taffic” explora un tema controvertido, con momentos de autocrítica y de cuestionamiento, pero sin abandonar la defensa de los valores tradicionales americanos. A los 38 años, semejante corrección política le permite ser abrazado por la Industria de Hollywood, doce años después de haber sido consagrado en Cannes con la Palma de Oro, por su ópera prima “Sexo, Mentiras y Video”.

Como es habitual en su filmografía los méritos principales de “Traffic” consisten en la dirección de actores y en el manejo estético exhibido por Soderbergh. En relación a los actores, se destacan Michael Douglas, cuyo heroico juez no llega a la brillantez del escritor de “Fin de Semana de Locos”( Wonder Boys), Catherine Zeta –Jones- en la mejor oportunidad que el cine americano le ha dado hasta el momento- cuya determinación se ve reforzada por su embarazo, Don Cheadle ( Boogie Nights , Un Romance Peligroso) y Dennis Quaid, aunque el principal legado de esta película radica en la utilización de actores latinoamericanos en cantidad y calidad, como nunca se había visto en Hollywood en una producción de estas características. El magnífico Benicio del Toro ( mejor actor en el Festival de Berlin, único premio cosechado por el cine americano en dicha competencia), Luis Guzmán, Miguel Ferrer, Benjamín Bratt, Steven Bauer y Salma Hayek entre otros, jerarquizan esta propuesta que, con el enfrentamiento de los cartes de Juárez y Tijuana como hilo conductor explora la conflictiva relación entre los Estados Unidos y México. En la línea de policiales como “Sed de mal” y en la tradición del western aprovecha las posibilidades dramáticas que ofrece la frontera entre dos países tan desiguales.

Abrumado por la envergadura de la historia y condicionado por la seriedad del tema explorado, Soderbergh no alcanza la agilidad en el relato ni la fluidez conseguida en “Un Romance Peligroso” o “Vengar la Sangre”. Excesivamente cuidadoso en el manejo de la violencia, logra imponer su estilo en el aspecto visual, con un manejo que combina lo esteticista y la aproximación documental. Cada historia es presentada con diferentes colores y texturas, lo que permite la rápida adaptación del espectador. Con una constante utilización de la cámara en mano, el director de “Kafka” logra ser detallista y les brinda a los actores la posibilidad de manifestar con sus gestos y miradas una serie de matices que trascienden el texto creado por el guionista Stephen Gaghan. No sorprende encontrar ciertos momentos moralistas en la trama ni la falta de fuerza narrativa y contundencia del tramo final de la película, si tomamos en cuenta que el escritor también fue responsable de la reaccionaria “Reglas de Combate”, vista en Buenos Aires el año pasado ( dirigida por William Friedkin, con Tommy Lee Jones y Samuel Jackson).

De las tres historias, la mejor es la que transcurre en Mexico y es protagonizada por Benicio del Toro, en el rol de un  policía envuelto en una guerra de ambiciones políticas y económicas. El actor de 34 años nacido en Puerto Rico y nominado al Oscar por este papel se convierte en una de las apariciones más interesantes del cine americano desde el surgimiento de Robert de Niro y Al Pacino.

La segunda historia en interés involucra a Catherine Zeta- Jones, cuyo personaje ejerce un notable paralelo con las viudas de la mafia, quienes debieron ocuparse del negocio cuando los capos fueron detenidos o ejecutados.

El tramo más convencional y previsible gira en torno al juez interpretado por Michael Douglas ( en un papel rechazado por Harrison Ford), cuya vida familiar representa el manejo hipócrita de la sociedad americana en relación al consumo de drogas.Esta parte del relato conspira contra el interés, el suspenso y el dramatismo generado por las otras dos historias, que cuentan con elementos para haber generado una gran película.Pero Soderbergh elige explorar una gama demasiado amplia de opciones.El film se torna discursivo y el metraje excesivo.Al final, “Traffic” se convierte en un excelente símbolo de los Estados Unidos actuales, que viven la transición de Clinton a Bus. Una sociedad que cambia y progresa, pero para mantenerse fiel a si misma y a sus convicciones.

LEONARDO MARTINELLI


Lider Films S.A. presenta:
TRAFFIC

FICHA TÉCNICA:
Dirección: Steven Soderbergh.
 
Guión: Stephen Gaghan basado en “Traffik”, originariamente por Carnival Films para el Canal 4 de T.V. (Gran Bretaña).
Producción: Edward Zwick; Marshall Herskovitz; Laura Bickford.
Fotografía: Peter Andrews.
Montaje: Stephen Mirrione
Música: Cliff Martinez
Origen: Estados Unidos – Año: 2000
Duración: 2 horas  27 minutos aprox.

Elenco principal por orden de aparición:
Benicio del Toro:  Javier Rodríguez
Jacob Vargas: Manolo Sánchez
Tomas Milian: General Arturo Salazar

Michael Douglas: Robert Wakefield

Luis Guzman: Ray Castro

Don Cheadle: Montel Gordon

Miguel Ferrer: Eduardo Ruiz

Erika Christensen: Caroline Wakefield
Alec Roberts: David Ayala
Catherine Zeta-Jones: Helena Ayala
Albert Finney: Jefe del Estado Mayor
D.W. Moffet: Jeff Sheridan
James Brolin: General Ralph Landry

Steven Bauer: Carlos Ayala

Amy Irving: Barbara Wakefield
Dennis Quaid: Arnie Metzger
Peter Riegert: Doctor Michel Adler

“Si Dios no existe, todo está permitido”
La productora Laura Bickford le propone al realizador Steven Soderbergh la filmación de un largometraje basado en la miniserie “Traffik”, en la cual se narraba la ruta de la droga desde Pakistan a Gran Bretaña, atravesando Europa. En esta oportunidad en lugar de encarar la problemática a partir de Colombia (país paradigmático) se utiliza a México (que tiene no más de 10 años en la actividad del tráfico de estupefacientes).

Al entreverar la ambivalencia entre represores y reprimidos, víctimas e inocentes, libertad y el cumplimiento de la norma, correcto e incorrecto, posible e imposible, el film parece enunciar, por el predominio de una síntesis superadora, la imposibilidad de erradicar los antecedentes y/o consecuencias del conflicto. (¿Quién pone en movimiento la cadena circular?: ¿el consumidor o el vendedor?).

Es un film funcional: práctico, eficaz y utilitario, que marcha rítmicamente. Posee esteticismo, es decir, una tendencia a la perfección exterior, como un valor en sí mismo. Ambas categorías tienen la característica central, exactamente lograda por la cinematografía norteamericana, donde prevalecen más las situaciones como marco de referencia que los personajes, no obstante logrando una integración.

“Nada de realismo en el cine americano, sino algo más importante: una gran verdad” (J.Renoir, hijo del pintor impresionista A. Renoir). Es decir, existe una gran verosimilitud.

Esta película posee montaje paralelo, equivalente al “mientras tanto” literario, intercalando la acción de un país a otro, integrándolos en un relevante y potable nivel emotivo y narrativo, en cada toma, plano, secuencia y parte.

Estructura de un guión:

Introducción, desarrollo, culminación y epílogo. En el presente film esta última etapa está sometida a la influencia de un happy-end menos convencional, producto del cambio de los tiempos que también alcanzan al Hollywood de hoy. A pesar de esto la industria del cine Hollywoodense persiste en conservar los marchitos detritus del “American Dream” (Sueño Americano) y el “American way of life” (Estilo de vida americano) de otrora, con respecto a la sociedad actual. Recuérdese a la sazón como contrapartida de “Traffic” al optimismo idealista de Frank Capra en su largometraje “Qué bello es vivir” (1946) con James Stewart.

Steven Soderbergh, procedente del cine independiente, por ejemplo en “Sexo, mentiras y video” entre otros, con el film  “Erin Brokovich” se integra a la gran industria y altos presupuestos; se reafirma esta última tesitura con “Un romance muy peligroso”.

En “Traffic” retoma un aceptable equilibrio o eclecticismo entre sus apetencias personales y su nuevo status súper industria..

Excelente el guión de Stephen Gaghan. La fotografía brillante: Peter Andrews. Nótese los virados (reproducir un negativo blanco y negro en positivo color, con predominio de tonalidades monocromas, ejemplo: amarillos, azules, etc.) en cada inicio de un plano en México, con sus viviendas humildes, que denotan las limitaciones de un gran sector de dicho país. En contraste están las imágenes en los comienzos de las escenas en E.E.U.U., consiguiendo a través de un registro de la luz con colores furiosos una diferencia cualitativa entorno a la opulencia de ese estamento de la sociedad de América del Norte. Hay admirables panorámicas, uso de la cámara en mano, travellings trepidantes y recursos perfectamente integrados a la acción.

En los rubros actorales destacan en 1º término: Benicio del Toro en el rol de Javier Rodríguez, el policía mejicano fronterizo; Tomas Milian, como el Gral. A. Salazar; Miguel Ferrer, como Eduardo Ruiz; Don Cheadle, Montel Gordon; Erika Christensen como Caroline Wakefield y Dennis Quaid, en el rol de Arnie Metzger.

En segundo término, la corrección y enjundia de Michael Douglas como Robert Wakefield y Amy Irving como Bárbara Wakefield.

Apuntos sociológicos: in crescendo las mujeres y hombres negros (Hattie Mc Daniel en “Lo que el viento se llevó” o Sydney Poitiers en “El odio es ciego”) fueron pioneros en la participación cuasi excepcional del cine anglosajón. Hoy por hoy pareciera ser que más por resignación que por auténtica admisión, la cinematografía del Norte los incorpora progresiva y conjuntamente con centro y sudamericanos.

Raúl Valls

Ganadora de 4 OSCAR:
"Traffic" consiguió 4 de los cinco Oscar a los que optaba: Mejor Director (Steven Soderbergh) - Mejor Actor de Reparto (Benicio del Toro) - Mejor Guión Adaptado (Stephen Gaghan) - Mejor Montaje.
Sólo se le escapó el de Mejor Película, que fue a parar a las manos de "Gladiator".
  Ganadora GLOBO DE ORO: Mejor Guión (Stephen Gaghan) – Mejor Actor de Reparto (Benicio del Toro)

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.