Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

PAN Y TULIPANES


Título: PAN Y TULIPANES 
Título original: Pane e Tulipani
Director: Silvio Soldini 
Guión: Silvio Soldini y Doriana Leondeff 
Música: Giovanni Venosta 
Fotografía: Luca Bigazzi 
Editor: Carlotta Cristiani 
Producción: Instituto Luce-Rai, Radiotelevisione Italiana-Monogatari en coproducción con AMKA films sa Lugano y TSI (Televisione Svizzera Italiana).
Elenco: Licia Maglietta, Bruno Ganz, Giuseppe Battiston, Marina Massironi, antonio Catania, entre otros.

VOLVER A SER

En plan de vacaciones con su familia, Rosalba está recorriendo las ruinas griegas del sur de Italia cuando pide unos minutos para ir al baño de una estación de servicio. Ni su marido ni sus dos hijos varones reparan que, al irse el micro, Rosalba no está. Con la ayuda del teléfono celular se pone en contacto con sus seres queridos y acuerdan dónde encontrarse y cómo. Su marido la recrimina bien a lo italiano, gritos y fastidio. Rosalba se queda esperando la vuelta del micro. Pero alguien se le aparece y le hace repensar su actitud: tal vez no esté mal que se tome un día de vacaciones reales, sin nadie. Y, haciendo “autostop”, llega a Venecia. Tiene poca plata, entonces busca trabajo (su pan), consigue ser ayudante de un viejo anarquista en una florería (los tulipanes, que jugarán un rol psicológico entre personajes y espectadores muy conmovedor), alquila un cuartucho, y comienza a aflorar la personalidad auténtica, la que dejó de lado por brindarse por entero a sus hijos y su marido que, llegado el caso, no se dieron cuenta de su ausencia cuando el ómnibus partió. Esta actitud de Rosalba será vivida, al principio, con estupor por su familia, pero no por eso su marido dejará de ver a su amante semanal. Pero, la esposa tiene que estar en la cocina.

La historia es parecida a otras. Pero está narrada cinematográficamente con belleza y rotunda alegría en imágenes (Venecia y su vida cotidiana son una fiesta) y diálogos estupendos además de una excelente actuación de Licia Maglietta como Rosalba, así como de Bruno Ganz como Fernando. Hay dos finales, su regreso a la casa o su regreso a la vida auténtica, en la que Rosalba toca el acordeón como cuando era niña y es considerada una persona, en un entorno pobre, bien diferente a su casa en Pecora. Es una comedia auténtica, sin toques dramáticos sino todo lo contrario: en vez de recurrir a golpes bajos, guionista y director echan mano del espíritu italiano y le dan una resolución simpática y alegre a situaciones límites. Para disfrutar.

Elsa Bragato


Pan y Tulipanes

Rosalba perderá accidentalmente el ómnibus que la lleva de excursión con su familia. A partir de este hecho, que la aparta de su núcleo, se producirá en ella un punto de inflexión que le permitirá descubrir el más puro ejercicio de su individualidad, sometida hasta ese momento por una rutina gris e intrascendente al servicio de su familia.

Luego, al intentar reencontrarse con su mundo familiar de referencia, por el contrario, se dejará llevar paulatinamente  por la emoción milimétrica que paso a paso le ofrece un itinerario que la conducirá a Venecia.

A medida  que la incertidumbre por el incierto regreso y la sensación de distensión se incorporan a su vida, Rosalba recuperará su identidad reprimida hace tiempo y entonces hará eclosión su verdad.

En Pan y Tulipanes, el realizador Silvio Soldini –autor de la historia y del guión conjuntamente con Doriana Lecadeff –acertadamente desdeña la valoración moralizante, no pontifica respecto al tema y da lugar a que los personajes evolucionen espontáneamente.

Pan y Tulipanes es una grata comedia naive, tenue al mismo tiempo que sutil, pulcra y exenta de torpes groserías.

Licia Maghetta (Rosalba) efectúa una actuación cálida, exacta y envolvente en cuanto a su rol. El brillante Bruno Ganz (Fernando) no es menos exacto, y su trabajo, además, es escueto y sobresaliente. Es justo ponderar favorablemente a todo el reparto que actúa en sintonía  con ambos protagonistas. Todos son pintorescos en función de la historia y este también es un gran merito del filme.

Pan y tulipanes – título tomado de un slogan del gremio textil norteamericano de principios del siglo XX- consigue un ajustado balance de tres elementos. Primero el disfrute exento de vulgaridad; luego el análisis  hábil de situaciones complejas; y tercero el ritmo narrativo sencillo, fresco, acompasado y carente de pretensiones.

Raúl Valls

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.