Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

MONKEYBONE


Título: MONKEYBONE
Dirección: Henry Selick
Guionista: Sam Hamm
Fotografía: Andrew Dunn
Edición: Mark Warner
Música: Anne Dudley
Elenco: Brendan Fraser, Bridget Fonda, Whoopi Goldberg, Chris Kattan, entre otros.


Thwenty Century Fox


CUANDO UNA CARICATURA QUIERE VIVIR...

“Monkeybone” tiene como target a todo tipo de público. Luego de ver la película, se entra en serias dudas sobre esta calificación y más aún si se tiene que clasificar a esta básicamente comedia, pues coquetea con temas oníricos, con la muerte, el trasplante de órganos y la reencarnación. Stu Miley (Fraser) es un caricaturista de enorme éxito que ha creado al monito MonkeyBone con el que está haciendo una fortuna. Además, está a punto de casarse con Julie (Bridge Fonda) y lo que menos quiere es popularidad, aunque ya resulta poco menos que imparable. Pero un choque automovilístico (luego se sucederán golpes de diversa índole siempre en su cabeza, lo que le provocará diferentes estados anímicos) lo llevan a un estado de coma del que saldrá luego de pasar por pruebas escatológicas, desagradables, increíbles que se utilicen en un film destinado para la familia. En este estado, su espíritu es llevado hacia una zona límite entre la vida y la muerte donde se encuentra con personajes carnavalescos y horripilantes. Pero no queda en claro si llega a visitar el mundo de la muerte o solo se queda en el de las pesadillas, un malestar recurrente –de acuerdo al guionista- en Stu Miley. Y es en ese extraño mundo de sensaciones donde comprueba que su dibujito Monkeybone es un perverso (¿sus propias perversidades reprimidas?) y no lo deja en paz. En la tierra, mientras tanto, nadie sabe qué pasa por la mente de Stu, que debe estar conectado a un aparato durante tres meses. Seres feos con ganas, marionetas y fantoches que no se pueden creer que respondan a la “animación stop motion”, torturan a Stu, mientras tanto, en ese mundo límbico, hasta que Monkeybone, harto de ser solo un “concepto”, se las ingenia y toma el cuerpo de su creador, y éste, a su vez, se venga y se mete en el cuerpo de un muerto que está en la mesa de donaciones de órganos. Ambos seres, uno maltrecho por fuera y el otro, por dentro, se traban en una lucha feroz y el espectador asiste a un hecho infrecuente: cómo se van cayendo del muerto resucitado los órganos que iba a donar, siempre en lugares impropios. Realmente estamos frente a un texto siniestro, oscuro, para el que no se contó con un realizador que superara los límites de lo burdo. A pesar de la tecnología puesta a disposición de la película, cabe preguntarse cómo todavía se hacen films de esta catadura.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.