Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

MALENA


Título:
MALENA
Dirección y Guión: Giuseppe Tornatore
Fotografía: Lajos Koltai
Arte: Francesco Frigeri
Vestuario: Mauricio Millenotti
Montaje: Massimo Quaglia
Música: Ennio Morricone
Producción: Miramax international y Medusa Film
Elenco: Monica Bellucci, Giuseppe Sulfaro, Luciano Federico, Matilde Piana, Pietro Notarianni, Gilberto Idone, Gabriella Di Luzio, Pippo Provvidenti, entre otros.

La llegada del amor

Identificados como estamos con la cultura europea y, en especial, con la italiana, la historia que nos regala Giuseppe Tornatore en “Malena” nos devuelve una parte de esa identidad atávica, que subsiste en el inconciente colectivo. En medio de la Segunda Guerra Mundial, en el momento en que el “Duce” declara la guerra a Francia y Gran Bretaña, un adolescente de la villa Castelcuto recibe su primera bicicleta, armada con piezas de diversa procedencia. Con esa bicicleta, se acerca al grupo de amigos que ya usan pantalones largos y, sin pensarlo, vivirá su primera y más gloriosa experiencia de amor: junto a sus compañeros ve pasar a la imponente Malena, una bellísima mujer cuyo marido ha partido al frente de la guerra en Africa. “Yo tenía 13 años, era a fines de la primavera de 1941 cuando la vi por primera vez”, dirá “Renato Amoroso”, el personaje que encarna el debutante Giuseppe Sulfaro, nacido en el norte de Sicilia. Desde ese encuentro tan casual, comienzan las ilusiones y los sufrimientos del joven Renato, a quien la pasión lo consume. Uno de sus traumas es que su padre no le permite usar pantalones largos siendo objeto de burla entre sus pares. Aquí aparecen un par de escenas típicamente italianas que nos hacen sonreir e identificarnos dado que, desde hace tiempo, no las veíamos en la pantalla grande: el enojo del padre, los bofetones, la ira, el llanto de la madre, todas escenas bien “tanas”. Sin querer, Renato se convertirá en un voyeur de la vida de Malena: tanto se habla de ella en el pueblo, tanto se la difama, que el la seguirá, subirá tapias y tratará de descubrir su intimidad, algo que le provocará tremendos ataques de pasión. Un buen día, se anuncia que ha muerto el marido de Malena en plena lucha por lo que la joven viuda deberá enfrentar el acoso de los hombres del pueblo y la ira de las esposas, todo lo que la llevará a la justicia. Un acto de arrojo de Renato, transformado en el imaginario amante de Malena, logrará salvarla. Renato conocerá el sufrimiento de crecer, de la sexualidad no correspondida y del amor sin límites. En un brevísimo relato en “off”, señala, ya como hombre adulto, que “muchas mujeres me pidieron que las recordara. Jamás las recordé. Malena nunca me lo pidió. Y a ella jamás la olvidé”.

Técnicamente, hay momentos diferentes dentro de lo que es el estilo Tornatore, desde aquella memorable “Cinema Paradiso”: “inserts” en blanco y negro donde Renato es el valiente que la seduce, a la manera de fragmentos de diferentes y famosas películas, con la salvedad de que el “actor” es Renato y la amada, Malena.

Tornatore reconoce que la singular geografía de la ciudad de Siracusa fue un elemento a favor para que el film se pudiese concretar tal como lo había soñado, es decir, dándole espacio real y virtual a las imaginaciones de Renato y su voyeurismo ingenuo. Al mismo tiempo, se tuvo en cuenta la epoca de la guerra, la súbita aparición de los aviones de los aliados, la desesperación del pueblo, los “jeeps” militares obligando a todos a poner la radio cada vez que el “Duce” hablaba. En medio de ese caos social, que sirve de gran marco o continente, surge la obsesión amorosa de Renato que lo lleva a padecer situaciones dada la severidad castradora de los padres italianos.

Es una película encantadora, con la inquietante belleza de Monica Bellucci y la transparente actuación de Giuseppe Sulfaro, además de la geografía diferente y hermosa de la ciudad de Siracusa. Es, en definitiva, una película de autor. Y, en estos casos, uno sabe a qué atenerse. En el caso de Giuseppe Tornatore, es un racconto, él vuelve recurrentemente a las experiencias que vivió, en este caso, con una narración cinematográfica menos “rallentada”. Más que recomendable. Como antecedente, si bien la situación del adolescente y la joven es diferente, recuerde a “Verano del 42”...

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.