Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

LOS ANGELES DE CHARLIE


Los ángeles de Charlie (Charlie’s Angels, EE.UU. –2000). 
Dirección
: McG
Producción
: Drew Barrymore, Leonard Goldberg, Nancy Juvonen
Guión
: Ryan Rowe & Ed Solomon y John August
Fotografía
: Russell Carpenter 
Montaje
: Wayne Wahrman
Música
original: Edward Shearmur. Vestuario: Joseph G. Aulisi
Coreografías kung-fu
: Cheung Ya-Yen

Con Cameron Díaz, Drew Barrymore, Lucy Liu, Bill Murray, Sam Rockwell, Tim Curry, Kelly Lynch, Crispin Glover, Tom Green, Matt Le Blanc, LL Cool J, Luke Wilson, Sean Whalen y la voz de John Forsythe.


Los ángeles de Charlie, la película.

UN HÍBRIDO DE LOS BUENOS
Por Ezequiel Luka

En una época en la que Hollywood acusa cada vez, no sólo su falta de nuevas ideas sino también una inusitada ineficacia para contar historias, la tendencia a refritar series televisivas de décadas pasadas que se impuso en los últimos años no debió sorprender a nadie.  Batman, The Brady Bunch, Los vengadores,  Misión: Imposible, Perdidos en el espacio, Mi marciano favorito, Jim West, Maverick, El fugitivo, El santo, Los Beverly Ricos y Los locos Addams, entre otros ejemplos, han encontrado  en los ’90 su/s versión/es cinematográfica/s, dejando ver en buena parte de los casos que los proyectos habían ido a parar a las  manos equivocadas. En una época en que la moda retro hizo resurgir de sus cenizas la música disco –que hoy tiene su momento obligado en casi toda noche de boliche-, tampoco debería sorprender a nadie que le haya llegado el turno a Los ángeles de Charlie, uno de los mayores íconos de esa era que murió con el comienzo de los ’80.

La transposición a la pantalla grande suponía un problema básico: ¿Cómo hacer una película atractiva sobre una serie cuyo argumento resulta hoy risible y cuyo elemento fundamental consistía en los peinados de las chicas, sin resignar del todo el espíritu del original?

POWER GIRLS

Los ángeles de Charlie es claramente una película de acción. Así como sucediera en la reciente MI:2, el guión se ocupa de establecer rápidamente los elementos fundamentales de una historia simple  y efectiva (por la que pasaron ¡diecisiete guionistas!) para dejarle el lugar de inmediato a una sucesión de escenas de acción a todo trapo en las que las heroínas Cameron Diaz (Nathalie), Drew Barrymore (Dylan) y Lucy Liu (Alex)     nunca dejan de lucirse. Como Farrah Fawcett, Kate Jackson y Jacklyn Smith (quienes rechazaron cameos en la película), estas bellas mujeres dejan ver una inagotable galería de peinados y vestuarios, aunque a diferencia de aquellas cuentan con una temible fuerza y destreza física, además de ser mucho más inteligentes (como en una oportunidad le sucede a Dylan, sólo se las puede engañar a través del corazón). Lo que no cambia, por supuesto, es ese clima tipo “las chicas sólo quieren divertirse”.

El contrapunto masculino es Bosley, mano derecha del misterioso Charlie, interpretado por un Bill Murray que siempre divierte a pesar de que el guión por momentos lo desaprovecha. La misión que debe cumplir el cuarteto es bastante similar a las que nutrían la trama de la serie: un joven empresario (Sam Rockwell) fue secuestrado y con él un avanzado sistema de seguridad satelital que reconoce a las personas por la voz. La que encarga el trabajo es su socia Kelly Lynch, que se pasea enfundada en cuero dejando bien clarito que los años no la han afectado. Como en cualquier action thriller, las cartas se van dando vuelta hasta tejer una intriga que, tras poner en riesgo a los bonitos ángeles, llega a amenzar la vida del propio Charlie, cuya voz aquí pertenece al mismo John Forsythe del original.

Si la historia tiene una sencillez casi elemental es porque la película apuesta al constante impacto visual como complemento de las carismáticas criaturas celestiales. Es sorprendente que Los ángeles de Charlie sea el primer largometraje de McG –o Joseph McGinty Nichol-, director proveniente del videoclip (Pretty fly (for a white guy) de The Offspring, Every morning de Sugar Ray, entre otros) cuyo virtuosismo le augura un promisorio futuro en Hollywood. Es cierto que hay mucho de The Matrix  (cuyo coreógrafo hongkonés Cheung Ya-Yen se hizo cargo del baile aquí) en esos fabulosos ballets aéreos de piñas y patadas con aspecto de video-game, pero la semilla original debe buscarse en el wuxiapan (cine chino de artes marciales) que tan fuerte –por suerte- ha pegado en diversas películas de acción recientes. No cabe duda de que McG ha visto Tong fong sang hop / Donfang sanxia (1992, dirigida por ChingSiu-Tung y Johnny To, mejor conocida como El trío heroíco), film celebrado en Occidente en el que las stars chinas Maggie Cheung, Michelle Yeoh y Anita Mui volaban a los golpes combatiendo crímenes de los más oscuros. Como prueba basta la escena en la que las muchachas le propinan una importante cantidad de sopapos al pobre Crispin Glover en un sombrío callejón mientras se deshacen de prendas que estorban su agilidad, tal como hicieran las divas chinas en aquella película.

DISCO BABY DISCO

Para quienes apenas pasamos los veinte, la era disco es sinónimo de un pintoresco anacronismo. Si bien su música ha recuperado un poco su presencia e incluso ha sido revisada por algunos artistas -como otros sonidos de los ’70 y ’80-, sería muy gracioso encontrarse hoy con alguno de esos peinados batidos o pantalones de raso plateado en algún local nocturno. La película tiene muy en cuenta esta punta (acaso porque en EE.UU. la mayoría del público de las superproducciones es adolescente) y, como sucediera en la versión cinematográfica de The Brady Bunch, la explota al punto de la autoparodia con resultados excelentes y muy graciosos. En un marco de una modernidad tecnológica casi obscena en el que los ángeles se comunican mediante micrófonos que se insertan en sus muelas y auriculares perdidos en alguna parte del oído, el intercomunicador a través del cual reciben la voz de Charlie sigue siendo el mismo aparatito blanco de aspecto analógico. Cuando Cameron Diaz va de marcha a un boliche hip-hop/soul y es elegida para bailar en el escenario por ser la más linda, sus increíbles pasos setentosos dejan atónita a una concurrencia que sólo por unos minutos puede evitar contagiarse de la disco fever.

Estas referencias a la serie y a su tiempo no se agotan en esos guiños que buscan –y consiguen- la complicidad del espectador, sino que llegan hasta la propia narrativa de la película, que en algunas oportunidades utiliza recursos “envejecidos”, como la pantalla dividida que ilustra distintas escenas simultáneas. El híbrido que se genera es irresistible y a él se suma el eclecticismo de una banda de sonido ostentosamente cara (Michael Jackson, Aerosmith, Korn, Fatboy Slim, Marvin Gaye, Motley Crue, Heart, Rod Stewart, Blur –en una de las mejores escenas de la película, en la que la también productora Drew Barrymore les da para que tengan a unos cuantos villanos-, y sigue la lista) en la que la única cuota contemporánea a la serie viene –no por casualidad- de la mano de los Pizzicatto Five, fabuloso grupo japonés que fusiona el disco de los ’70 con los consabidos sonidos electrónicos de hoy.

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.