Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

LAS TRES ESTACIONES


Título: Las tres estaciones
Título original:
Three seasons
Origen: EEUU
Director y guionista: Tony Buy
Director ejecutivo: Harvey Keitel
Fotografía: Lisa Rinzler
Edición: Keith Ramer
Elenco: Harvey Keitel, Don duong, Nguyen Ngoc Hiep, Zoe Bui

EXQUISITAS IMÁGENES PARA UN GUIÓN FLOJO

Cinco historias de la actual Vietnam transcurren en sus calles como único elemento de unión. El viejo soldado americano que vuelve al bar que conociera en la guerra en búsqueda de una hija, la prostituta vietnamita que sale de hoteles lujosos para luego vivir en uno de los barrios más pobres, el ciclotaxista, la mujer que recoge flores de loto para un poeta enfermo de lepra y un niño, que vive vendiendo baratijas a los turistas, muestran la realidad actual de esa lejana tierra. Hablada en vietnamita, este primer largometraje de Tony Buy, ganador en el Festival de Sundance, refleja la serenidad de los pueblos orientales y la incomprensión ante el mundo capitalista que los invade con sus gaseosas y turistas, la pobreza en la que la mayoría vive y el bienestar de los que llegan a ese país buscando lo exótico. Harvey Keitel, actor de renombrados filmes compone al ex soldado norteamericano que busca a su hija mientras que el resto del elenco es vietnamita.

A manera de elegía sobre la realidad de Vietnam, este film nos ofrece desde imágenes poéticas muy bellas, exquisitas, hasta diálogos simpáticos, pero el guión adolece de altibajos notorios: por ejemplo, algunos personajes, al no tener relación entre sí, quedan fuera de la historia. El nexo, el tema en común, son las calles de la ciudad. Por allí va la joven que vende flores de loto, por allí va el bicitaxista buscando a la prostituta, por allí juega y vende sus baratijas el niño que se encuentra con el ex soldado norteamericano, pero todo queda allí. La película no ofrece una hilación en sus historias de tal manera que, luego de verla, uno se pregunta qué pasó con tal o cual personaje. Si esto ocurre, si hay que releer los antecedentes del film o las críticas, en las que tampoco es posible revelar los pequeños secretos que obran como atractivos, entonces algo pasa. Es extraño, al menos, aunque se trate de una actitud ex profesa del realizador (nacido en Vietnam pero educado en los Estados Unidos) que en este retrato de su ciudad natal no haya unido algunos hilos más que los que pensó en el guión para no dejar tan perplejo al espectador. De todas formas, no hay que olvidar que se trata de su primer largometraje y, en este sentido, Buy es prometedor.

Elsa Bragato


LAS TRES ESTACIONES

Las Tres Estaciones es la opera prima de Tony Bui, un joven vietnamita de actuales 26 años que llegó a los Estados Unidos de pequeño y a los 19 años volvió, para luego filmar esta película. Es acertado presuponer que por cuestiones de edad Bui tiene poco para reclamarle al tío Sam sobre la guerra. De allí que en este filme su vista se pose en otro lado.

La Saigón que vio Bui no es la Saigón de los tiempos de la guerra de Vietnam. Ahora es una cuidad del tercer mundo globalizado y mísero. Sus habitantes tratan de sobrevivir con subempleos, los turistas la pasan tan bien como sus dólares les permiten y la marginación y la opulencia conviven tan sólo a una calle de por medio.

El filme de Bui nos pone frente a cuatro historias de esta Vietnam contemporánea con carteles de neón, flores plásticas, hoteles cinco estrellas, bellas prostitutas de cincuenta dólares, poetas marginados y turistas.

La acción se centra en una jovencita que cosecha y vende lotos blancos (naturales) para un poeta autorecluido, en un ciclotaxista que intenta seducir como puede el corazón de una prostituta, en un chico de la calle que vende baratijas para alguien que lo explota y en un ex soldado (norte) americano que vuelve a la ciudad de sus pesadillas para buscar a una hija de la guerra.

Podrá objetarse algún salto del guión y cierta ingenuidad que destila la película pero – y esto es lo que le da la mayor consistencia al filme- la cámara de Tony Bui narra eficazmente, con ritmo sostenido y capta el interés del espectador por las historias, dentro de un contexto armado con realismo y bellamente fotografiado.

Dos escenas no dejan mentir sobre esto. En una de ellas el personaje entra a un lujoso hotel y mira sorprendido el lujo a su alrededor: la cámara hace las veces de su mirada, ni más ni menos. Más adelante otro de los coprotagonistas observa la actitud de un turista sentado a la puerta del hotel: de nuevo la cámara subjetiva nos lo muestra.

La ciudad viva, en movimiento constante, los incluye a todos pero no contiene a ninguno. Así funcionan las cosas en el Vietnam contemporáneo (un sistema tan familiar para los accidentales). He aquí el drama de los protagonistas que Tony Bui logra plasmar en su película.

El rodaje del Las Tres Estaciones se realizó en locaciones de Saigón, duró cuatro meses, costó dos millones de dólares y fue muy bien recibida por el público y el jurado de Sundance, un festival que junto con la calidad suele premiar la visiones originales.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.