Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

JURASSIK PARK III


Titulo: Jurassic Park III
Origen: USA 2001
Dirección: Joe Johnston
Guión: Peter Buchman, Joan August, Alexander Payne y J.im Taylor, basado en los personajes creados por Michael Crichton
Productor Ejecutivo: Steven Spielberg
Producción: Kathleen Kennedy, Larry Franco
Diseño de producción: Ed Verreaux
Fotografía: Shelli Jonson
Música: Don Davis
Montaje: Robert Dalva
Acción en vivo de los dinosaurios: Stan Winston Studio
Supervisor de Efectos Visuales: Jim Mitchell
Intérpretes: Sam Nelly, William H. Macy, Tea Leoni, Alessandro Nivola, Trevor Morgan, Michael Jeter, Jhun Diehl, Bruce A. Young, Laura Dern.
Duración: 90 minutos.

Esta tercera entrega de Jurassic Park representa un entretenimiento auténtico, plenamente logrado. Desde su condición de secuela aporta, aporta nuevos elementos de interés y permite mantener el interés de sus predecesoras.

Narrada en forma ágil, con un ritmo sostenido, atrapa a lo largo de una hora y media gracias a su espíritu fiel al cine de aventuras.

En esta oportunidad se abandonan las explicaciones academicistas y el didactismo para concentrarse casi exclusivamente en la acción.

Steven Spielberg, a cargo de la producción ejecutiva, confió la dirección a Joe Johnston , un antiguo discípulo ( ambos trabajaron juntos en “los Cazadores del Arca perdida” y en “Indiana Jones y el Templo de la Perdición”). Johnston demuestra sus recursos para crear tensión y suspenso junto a los necesarios toques humorísticos. La película recuerda por momentos a Jumanji, otro film del director en el que los protagonistas eran perseguidos por criaturas fantásticas, en aquella ocasión surgidas de un juego ancestral.

A su vez, Jurassic park III mantiene características propias del cien del responsable de 2Tiburón”. Uno de los personajes más atractivos es un niño, con el ingenio y la valentía suficientes para poder vivir 8 semanas con los dinosaurios. Interpretado por Trevor Morgan ( uno de los hijos de Mel Gibson en “El Patriota”) tranquilamente podría integrar el selecto grupo de chicos del universo de Spielberg, junto a los encarnados por Christian Bale en “El Imperio del Sol” o por Henry Thomas en “E.T.”.

Por otra parte, los valores familiares son revindicados a partir de la historia del matrimonio que se vuelve a unir para salvar a su hijo.Como es habitual alguien se sacrificará en un acto heroico y generoso.

En esta tercera edición , no hay lugar para los mercenarios ni para los que se mueven exclusivamente en nombre de la ciencia, los sobrevivientes alcanzan el éxito al responder a sus sentimientos y emociones. El film se transforma en el más humanista de la trilogía.

Una de las claves del éxito de esta nueva propuesta radica en el grupo de guionista formado.Ausente Michael Crichton, Spielberg confió en escritores surgidos del cine independiente para dotar de una mirada fresca e irreverente a la franquicia. Conocedor como nadie de los secretos de la Industria, siempre busca en distintos lugares para rodearse de talento joven. Por ejemplo en “Rescatando al Soldado Ryan”, los actores que acompañaban a Tom Hanks y a Ton Sizemore ( Edward Burns, Vin Diesel y Jeremie Davies, entre otros) provenían justamente de películas independientes.

En este, por el momento, capítulo final de la saga, Alexander Payne y Jim Taylor ( la dupla creadora de  la ácida comedia “Election”)junto a John August ( quien ya se había encargado de aggiornar la versión cinematográfica de “Los Angeles de Charlie”) colaboraron con el debutante Buchman en la compleja tarea de contar en forma distinta algo ya previamente conocido por la audiencia.

Sam Neill y Laura Dern ( quien ya había trabajado con Johnston en “Cielo de Octubre”), repiten sus papeles de la primera parte, mientras que en esta historia se incorporan William H, Macy, Tea L eoni, y Michael Jeter entre otros. Todos los actores mencionados demuestran con creces tener el oficio suficiente para cumplir los requerimientos de  sus respectivos personajes, pero se encargan de brindar la convicción necesaria para acompañar a las verdaderas estrellas de la función, los dinosaurios, por quienes la gente realemente va a ver la película.

Las criaturas imaginadas originalmente por Michael Crichton y creadas para la pantalla por Stan Winston se niegan a desaparecer y han llegado al punto más alto de su evolución. Cada vez más feroces e inteligentes han desarrollado un moderno sistema de comunicación y hasta se aprovechan de la debilidades más evidentes del hombre del Siglo XXI, como su excesiva dependencia de los teléfonos celulares.

Los especialistas en efectos visuales utilizan plenamente la tecnología digital y logran insertar a los depredadores prehistóricos en la pantalla con una eficacia asombrosa, lo que permite prolongar la ilusión.

LEONARDO MARTINELLI


LA NUEVA ESTRELLA DE SPIELBERG

La saga de los dinosaurios continúa: se acaba de estrenar “Jurassik Park III”, tercer gran capítulo en lo que ha sido un lanzamiento simultáneo aquí y en los Estados Unidos. Producida por Steven Spielberg, su gestador con el primer “Jurassik Park” en 1993, las cifras de espectadoras son tan “alarmantes” en estos tres días por su cantidad tanto como la presentación de la nueva estrella: el carnívoro Spinosaurus.

En la primera película el personaje John Hammond había podido crear dinosaurios a partir de fragmentos de ADN. El darle vida a estos monstruos no fue algo sin consecuencias: ocasionó la muerte de cuatro personas y el cierre del gran parque Jurassik. Sin embargo, la imaginación le sacó más jugo a la historia y, años más tarde, nos encontramos que John Hammond se animaba a revelar que existía otra isla, llamada Las Cinco Muertes, donde seguramente había dinosaurios dado que allí él había iniciado sus experimentos. Ahora, cuatro años después, es el doctor Alan Grant quien se anima  a visitar el campo experimental de Hammond en la Isla Sorna, descubriendo una especie de terror, el carnívoro Spinosaurus. El doctor Grant va contratado por una supuesta pareja que desea pasar su luna de miel sobrevolando la isla. Pero en realidad están separados y solo esperan rescatar a su hijo que se ha perdido en ese mundo salvaje. Esta mentira acarreará increíbles aventuras, algunas horripilantes.

Pocas veces se ha generado una manía que perdure a través del tiempo como en el caso de los dinosaurios. Desde el estreno de Jurassik Park I, pasando por la continuación, no solo se reunieron más de 1500 millones de dólares por los films sino que el autor Crichton logró recaudar más de 913 millones de dólares con sus novelas. Cifras increíbles. Las películas y las novelas funcionaron fantásticamente bien como el “merchandising” o sea desde remeras hasta libros y dinosaurios de juguete en todos los tamaños y texturas y variedades posibles. Hay datos que reflejan esta “dinomanía”: solo durante la exhibición de la primera Jurassik Park, en Australia se vendieron 10.000 muñecos (dinosaurios) de todos los tamaños y colores por día a 14 dólares cada uno el más económico. Asimismo, desde 1993, cualquier elemento relacionado con los dinosaurios tiene un éxito rotundo. Está el caso del notable documental que Discovery Channel realizó poco después de las dos primeras películas de Spielberg, “Caminando con los Dinosaurios” fue su título, que paralizó prácticamente al mundo el día de su emisión, siendo visto por no menos de 104 millones de televidentes. Sin duda, la calidad de estas producciones de Steven Spielberg y su equipo de “magos” han hecho posible que los chicos de todas las edades y los adultos también encuentren un enorme atractivo en estos animales que habitaron la Tierra hace 65 millones de años: quienes visitan DisneyWorld pueden ver los primeros “animatrónicos” o sea dinosaurios movibles, con aspecto real por sus dimensiones, pero no se conocían estos efectos extraordinarios hasta la llegada de esta “saga” de DreamWorks, de la mano de Spielberg, al cine, con bandas de sonidos y ambientaciones espectaculares.

Para Jurassik Park III, el realizador también de “La lista de Schindler”, entre otros de sus muchos films aclamados por Hollywood y merecedores de varios Oscar’s, volvió a reunirse con Joe Johnston, considerado uno de los técnicos creadores de efectos especiales más relevantes del cine. No trabajaban juntos desde hace dos décadas, luego de “Los cazadores del arca perdida”. Pero no fue el único gran técnico que necesitó Spielberg para concretar el lanzamiento a la fama del Spinosaurus y el resto de los animales de la exótica isla, con exteriores de Hawai: también lo “socorrieron” los técnicos de “Stan Wilson Studios”, que ya ganaron un Oscar por los dinosaurios animatrónicos del film anterior. Allí se presentó a un Tiranosaurus Rex de 10 metros de altura, además de utilizar la animación mediante la computación y programas muy específicos (“backstage” que se ha podido disfrutar ampliamente en diversos programas de televisión). A través de la combinación de tecnología de punta, se logra que los dinosaurios, en sus distintas variedades, puedan interactuar con los actores, el paisaje y los animatrónicos que se han creado, como en el caso de Disneyworld, en los estudios, con movilidad “propia”.

En esta tercera versión, chicos y grandes pueden asustarse de lo lindo con los Velocirraptores, muy mejorados en su capacidad de pasar rasando por la “platea”, además del popular Tiranosaurus Rex de 10 metros que pesa 10 toneladas. Sin embargo, el carnívoro “estrella” es más grande aún: 12 metros, más pesos que el T-R y mejor textura, ¡más creíble aún! El Spinosauro demandó 10 meses de trabajo, con la ayuda del experimentado paleontólogo Jack Horner (mencionado en uno de los diálogos del film) quien añade algunas cifras para “el terror”: “Fue el carnívoro más grande que existió jamás, medía más de 19 metros de largo y tenía alrededor de 8 toneladas de peso. Se  lo encontraba en el Norte de Africa, Europa y en Sudamérica”.

La “Dinomanía” no encuentra parangón. Por lo general, este tipo de fenómenos artísticos siempre tuvieron como eje a alguna figura que, por su carisma, movía y mueven millones tanto en el cine como en la música popular, por ejemplo. Pero no con animales de ficción, aunque hayan sido reales. Hay antecedentes que así lo demuestran: en 1909 se realizó un dibujo animado llamado “Gertie, el dinosaurio” y, en 1954, se estrenó la primera versión de “Godzilla”. Llamaron la atención, pero no pasaron a mayores. Spielberg maneja como nadie nunca lo hizo antes los adelantos tecnológicos tanto de computación como de hidráulica y electrónica, entendiendo en este sentido que se rodea de los mejores técnicos especializados en cada una de las ramas que necesita para darle vida a estos monstruos tan admirados hoy. Tampoco se queda afuera de estas superproducciones: él  las supervisa, filma y produce. 

Convengamos, sin embargo, que esta vuelta de tuerca a la historia tan atrapante de los dinosaurios en el siglo XXI es demasiado pobre y que, si no hay alguien que “invente” cómo procrear dinosaurios de otra manera a la propuesta de la saga, ésta se desvanecerá indefectiblemente en el cine. El guión es pobre, solo un recurso para demostrar la capacidad tecnológica de DreamWorks que, a estas alturas, nadie puede poner en duda. Malo el guión, excelente la realización. Para adolescentes amantes de ferocidades en la pantalla grande.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.