Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

El sexto día

The Sixth Day, EE.UU.- 2000
Dirección: Roger Spottiswoode. Con Arnold Schwarzenegger, Tony Goldwyn, Robert Duvall.

1+1=0


 Antes de señalar que se trata de una historia de clones, es preciso decir que la escencia de El sexto día está bastante clonada de otra película protagonizada por Arnold Schwarzenegger: El vengador del futuro, de Paul Verhoeven. Y que el experimento ha tenido un resultado desfavorable, como aquel que se recuerda sobre el comienzo del film (después de recordar a la famosa ovejita Dolly) y que precede al comienzo de la historia, “en un futuro no muy lejano” en el que los autos se manejan solos, el tabaco está prohibido y la empresa RePet, si se muere tu perrito, te hace uno igual por dentro y por fuera en menos de dos horas. 

Pero aquí los perritos importan poco, ya que lo que se discute es nada menos que la clonación humana, cuya aplicación ilegal afecta al pobre Arnold, quien antes de encontrarse con su nuevo otro yo era un piloto aéreo y feliz padre de familia de vida tranquila; una especie de Harrison Ford con mucho gimnasio encima. Y dado que esa discusión es en la película bastante mediocre, casi primitiva, sin vuelo alguno, lo que queda es un thriller pelado que pocas veces consigue generar suspenso. Resulta asimismo muy desilusionante el desarrollo y la resolucón del conflicto entre ambos Arnolds, lo que a priori se perfilaba como lo más interesante que El sexto día podía llegar a ofrecer. Otro motivo de queja es lo desaprovechado que está el reparto, desde el mismo gigante austríaco (cuya efectiva faceta de “tosco tierno” no se explota en absoluto desde un guión que, parece, olvidó incluir al menos un poquito de humor) hasta Robert Duvall, que encarna un desteñido científico que está a cargo de las clonaciones humanas (esperemos que el inmenso Robert esté juntando plata para seguir haciendo películas como El apóstol).

 Es a esta altura un lugar común decir que a Hollywood se le han acabado las ideas. El sexto día va un poco más allá: se trata de una nueva demostración de que, además, Hollywood está perdiendo la capacidad 

de reciclar viejos modelos que alguna vez le dieron buenos resultados. 

 Ezequiel Luka

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.