Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL PLACARD


Le placard

2000
Color, 84´

Sonido: Bernard Bats

Elenco: Daniel Auteuil, Gérard Depardieu, Thierry Lhermitte, Michele Laroque, Michel Aumont, Jean Roquefort…

La comedia de Francis Vebert, sobre un oficinista gris que se hace pasar por homosexual para conservar su empleo gracias a la peregrina idea de un circunstancial vecino, arremete con inteligencia, filo y excelente humor contra los prejuicios sobre la sexualidad masculina que se tejen socialmente y, en particular, contra las hipocresías cotidianas de las empresas sobre estos temas, especialmente puertas de las gerencias hacia adentro.

Más allá de lo estrictamente cinematográfico (sobre lo cual nos extenderemos más adelante) dos índices dan cuenta de la solidez de este filme. Vi el preestreno de la comedia de Vebert en el Cine Club Núcleo, de Buenos  Aires, junto a un público de cinéfilos que no acostumbra a hacer concesiones y va al cine más por vocación que por mero entretenimiento. La aceptación de la sala fue contundentemente amplia. Con la alevosía de quien se siente descubierto y tocado en lo más profundo de su ser, el diario Ambito Financiero, Biblia predilecta de los gerentes y empresarios vernáculos, le concedió un despechado “regular” a la muy buena puesta de Vebert. Se comprende. Que les tomen el pelo, en tiempo de democracia vaya y pase (aunque sea a regañadientes), pero encima tener que aceptarlo y festejárselo al atrevido, es demasiado.

La película

Humor y homosexualidad son temas con los que  Vebert ha logrado  inspiración  desde hace tiempo; basta con recordar los guiones de La jaula de las locas, dirigida por Edouard Molinaro, con Ugo Tognazzi y Michel Serrault,  o Alto, rubio y con un zapato negro, de Yves Robert, con Pierre Richard. Justamente, ya que hablamos de actores, el elenco de El Placard es sin duda uno de los condimentos que hace de lo más apetecible el manjar de Vebert. Daniel Auteuil, como el aburrido empleado próximo a quedar en la callem junto a Michel Aumont, como el psicólogo retirado que le da la idea (para tomar revancha de un hecho de la juventud), logran una comunión ante cámara, que recuerda a Jack Lemmon y Walter Matthau en Extraña pareja. Gérard Depardieu, por su parte, compone excelentemente a un patético jefe de personal, racista y homo fóbico que por corrección política deberá dejar de lado cada uno de sus dudosos principios. También  el recordado  Jean Roquefort construye con talento al Gerente General, tan racista como el mejor, que para evitar juicios por discriminación y mala imagen para la empresa (cuyo rubro es nada menos que la fabricación de preservativos) será capaz de cualquier concesión.

El ritmo narrativo constante e inquebrantable, las situaciones imprevisibles, verosímiles y no por ello carentes de comicidad inteligente -sin golpes bajos ni groserías facilistas al estilo de lo peor de Hollywood (recordemos Gigoló por accidente o El regreso de los Nerds, por citar dos bodrios recientes)- también aportan para que El placard se disfrute hasta el final.

Gustavo Camps


EL PLACARD (Le placard)

Dirección y producción: Francis Veber (guionista de“La jaula de las locas”), Montaje: Georges Klotz, Música: Vladimir Cosma, Productor: Alaiin Poiré. Elenco: Daniel Auteuil, Gerard Depardieu, Thierry Lhermitte, Michele Laroque, Michel Aumont, Jean rochefort, Alexandra Vandernoot, Joel Demarty, entre otros. Producción de Gaumont, EFVE, Le studio canal +, TF1 Films Productions. Distribuye Alfa Films S.A.

EL “ARTE” DE SER LO QUE SOMOS

Movilizadora comedia francesa, que nos recuerda, y mucho, al estilo italiano en comicidad, aunque sin caer en sus exageraciones. “El placard” (expresión psicológica para indicar que no somos extrovertidos sino que optamos por ocultar nuestro potencial en “un placard” en vez de salir de él) nos remite a la historia de un contador de una fábrica muy conservadora y con personal muy “machista” en los niveles superiores. Este contador es considerado un aburrido y su presencia ya no interesa aunque sea un buen empleado. Frente a esta situación límite, Pignon (Daniel Auteuil) pergeña con la ayuda de su vecino Belone (Michel Aumont) un cambio de imagen: fotografías trucadas que llegan anónimamente a la oficina lo muestran en boliches gays y en actitudes osadas, semidesnudo. De ahí en más su entorno laboral cambia y, a medida de que le suceden numerosas alternativas cada cual más reidera que la otra, observa que es capaz, a partir de sí mismo, de cambiar hasta su vida afectiva, en la que tampoco ha sido feliz.

Desde la primera imagen se tiene idea de que se está frente a una comedia divertida. Con ese “charme”, que a veces no lo es tanto, francés, el humor aflora en actitudes extremas de algunos personajes como el de Gérard Depardieu, el más machista del grupo gerencial y el elegido por sus colegas para “no hacer sentir tan mal” al pobre de Pignon. Enredos, diálogos simpáticos, y un transcurrir amable del desarrollo de la trama en imágenes acompañan hasta el final, que no es tan previsible. El personaje de Depardieu, a fuerza de querer darle protagonismo, es el que más pierde dado que queda desdibujado y no se entiende muy bien, aunque existan motivos, para un cambio tan repentino de personalidad. Es decir, hubo altibajos en la dirección actoral o bien en el guión para la inserción de tan importante actor en el elenco. Depardieu no puede quedar desaprovechado y, en algún momento, lo está. De todas formas, es una comedia para reir y recomendar.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.