Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL IDIOTA


Título: El idiota
Título original: Návrat idiota
1999
Color, 100’ 

Origen: República Checa 
Dirección: Sasa Gedeon
Guión: Sasa Gedeon


El regreso del idiota es un filme que se sostiene durante los 100 minutos de su duración.

Los condimentos de este filme checo son: una dirección sólida, una cámara inquieta que se empecina en narrar con las imágenes, un protagónico eficaz sólo posible con gran trabajo actoral y de dirección, alegorías ajustadas que adornan la narración sin excesos. Por ejemplo, la escena donde el idiota sueña con una habitación que tiene el piso como un  río y la cámara lo toma en picado desde el techo.

La historia se focaliza en un joven que acaba de salir de un asilo y sabe poco de las convenciones del mundo exterior, sobre todo sabe poco de las hipocresías y los engaños que pueblan la vida diaria de la urbe. Sobre este desequilibrio transita la historia del director Sasa Gedeon  que se inspira en el personaje principal de El idiota, de Fedor Dostoievski.

La primera vez que “El idiota” se vio en la Argentina fue durante el II Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, en 2000, donde fue proyectado en competencia y sus dos coprotagonistas, Anna Geislerova y Tatiana Vilhelmova, compartieron el galardón a las mejores actrices, mientras que el director y guionista Sasa Gedeon, obtuvo el premio al mejor guión. Ambos reconocimientos fueron otorgados con absoluta justicia.

Gustavo Camps


Cuando la pureza gana...

Con “El idiota”, del joven realizador Sasa Gedeon, regresa el cine checo al país. Esta película viene además precedida de varios premios en el Sundance Festival y aquí la presenta Zeta Films.

Basado en el personaje de la novela homónima de Fedor Dostoievsky, Gedeon nos cuenta la vida de un joven que ha sufrido trastornos psicológicos severos y regresa a su ciudad, luego de un período de internación donde los electroshocks han sido el pan cotidiano, buscando a sus familiares cercanos. Se encuentra con una tía y con primos, o al menos es la intención del director que éstos actúen de esa manera, sin que llegue a quedar nunca muy en claro cuál es el parentesco. En el tren se encontró Frantisek con una de las hijas de ese pariente lejano, desconociendo quién es. Ya en el pueblo, nadie quiere darle albergue y su presunta tía no está en el momento en que él llega, por lo que deberá pernoctar a la intemperie, en una fría noche de invierno. La situación se revierte para Frantisek que, repentinamente, encuentra en la chica que vio en el tren a una amiga. Ella lo lleva a su casa, a escondidas de sus padres. Sin querer, también Frantisek asiste, en esa larga espera por encontrar a su tía, al desencuentro amoroso de la hermana de quien es su ocasional amiga del tren y un joven que luego resultará un primo.

Su amiga, muy bella, la que le ha dado techo y comida, es la novia de este hombre que mantiene una relación amorosa con la hermana de aquélla. Frantisek es el testigo involuntario de situaciones que lo llevan a tener nuevas pesadillas y llantos en sus sueños. Y un hilito de sangre de su nariz comenzará a rodar por su rostro cada vez que los personajes se enfrenten a situaciones límites, lo mismo que le ocurría como consecuencia de los electroshocks: para todos, Frantisek es un tonto. Sin embargo, Frantisek ve la vida de una manera limpia, sin traiciones, y desde su ingenuidad, surgen frases y convicciones que obligan a replanteos a las dos familias involucradas. La mirada de Frantisek habla más que cualquier palabra y pone de manifiesto mejor que cualquier tipo de iluminación artificial, por decirlo de esta manera, las miserias humanas y cotidianas. El dolor, el amor, las pesadillas, del protagonista, de este “idiota”, empiezan a ser tenidas en cuenta por alguien desde otro lugar. ¿No será este joven hombre, de mirada franca, una persona para tener en cuenta y no para excluir?

Se trata de una película emotiva, profunda, que no apela a grandes recursos cinematográficos sino a una narración convencional, al uso justo de planos, sin derroches ni exageraciones . No hay artificios ni en el texto ni en la realización del film. No se verá una película cargada de adrenalina sino un film que llega al corazón, simple y sencillamente.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.