Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 


 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL EXORCISTA


Título: EL EXORCISTA

“El exorcista”, estrenada el 26 de diciembre de 1973, marcó un hito en la cinematografía. Nunca antes se habían visto efectos especiales tan aterradores ni se había narrado con imágenes un exorcismo de esa magnitud (hubo alguna que otra realización del cine europeo), que recibió el beneplácito de la Iglesia Católica. Esta película logró 10 nominaciones al Oscar, y rompió los récords de taquilla en su primera temporada en los cines. El libro de Blatty, por sí solo, había vendido 13 millones de ejemplares solo en los Estados Unidos. Friedkin recurrió a un casting “made in casa” por ese entonces: la inclusión del escritor Jasón Miller fue también exitosa: logró la nominación para el Oscar. Luego confió en Max Von Sydow, el sueco lanzado a la fama por Ingmar Bergman, director a su vez que logró su espaldarazo internacional en los cine-arte de Buenos Aires.

El rodaje se realizó en Nueva York, en el norte de Irak y en Washington D.C. El agregado de seis pistas sonoras en esta “remake” significa para el espectador una mejora sustancial en el sonido. Las pistas se manejan en forma independiente de los fotogramas por lo que el sonido digitalizado sorprende, digamos asusta, al público por su efectismo.

Este film, luego de casi 30 años de ser estrenado, con el agregado de escenas que entonces debieron cortarse (en total, se añadieron 11 minutos), debe ser un hallazgo para las nuevas generaciones. Está basado en un hecho real, ocurrido en 1949. El escritor Blatty creó una obra de ficción a partir de un exorcismo sucedido en los Estados Unidos. El tema entonces era “delicado”. La historia se basa en la vida de una joven adolescente, con una madre actriz, que comienza a tener trastornos de conducta. Es sometida a diferentes tratamientos para determinar qué sucede en el lóbulo derecho de su cerebro. Aquí se asistirán a escenas casi espeluznantes: la tecnología médica de aquellos años era evidentemente cruenta para el paciente. Y el director no ahorra fotogramas. A medida que el trastorno de conducta en Regan aumenta, la madre encuentra en un sacerdote la única vía de solución. Aquí aparece el personaje encarnado por Jasón Miller, el Padre Karras, que en su vida personal enfrenta una situación límite con su anciana madre. Los ataques de la joven Regan (Linda Blair) son cada vez más feroces e incontenibles. Transformada en un monstruo, se flagela por lo que debe ser atada a su cama. Su voz ya no es la misma. Satanás la ha poseído. Curiosamente, el padre Merrin (Max Von Sydow), que debió ser envejecido en unos 30 años en los 70, que está recorriendo unas ruinas en el norte de Irak encuentra una pieza antigua que representa al demonio Pazuzu, una imagen que lo perseguirá y a la que intentará darle una explicación, ¿o marcará el fin de su vida? La respuesta la encontrará en Washington D.C.

Los ataques de Regan son cada vez más feroces. Su cabeza pueda darse vuelta como un muñeco de trapo, escupe un espeso líquido verde, sus labios están resecos, se hiere brutalmente con un arma filosa en sus zonas íntimas, golpea a su madre, no tiene control sobre sí. El horror conmueve, sensibiliza cada vez más al espectador. El film de Friedkin va logrando su objetivo nuevamente: no por haber sido vista por quienes peinan canas la película ha perdido vigencia, sobre todo en las últimas dos décadas donde seudosacerdotes se han atribuido la facultad de exorcizar, uno de los recursos extremos de la Iglesia Católica que solo algunos Padres pueden realizar. De allí la importancia de rever, o ver, un film que toca un tema muy actual.

Los secretos del exorcismo, las exigencias de la Iglesia Católica para emplear este tipo de curación, como las dudas del padre Miller por su fe ante el demonio que está destruyendo la vida de la joven Regan, están claramente expuestas en esta notable película de William Friedkin.

Una anécdota especial: esta película le costó a Linda Blair prácticamente su carrera cinematográfica. Elegida tras un severo casting, luego de realizar este film fue considerada una persona “con carga negativa” por lo que Hollywood mostró su peor cara para la exitosa joven: negarle trabajo en las grandes producciones. Blair debió subsistir realizando filmes de bajo presupuesto. Fue entonces cuando decidió dedicarse a la equitación, una pasión de su adolescencia, y realizar pruebas ecuestres para poder sobrevivir. Con los años, se unió a entidades de beneficencia, en las que actualmente sigue estando, para mantener su popularidad y por convicción, y no ser eliminada por el brutal sistema hollywoodense. Algunas obras en Broadway lograron restañar en algo tanta injusticia. “El exorcista” fue determinando en su carrera, un aspecto poco contado pero absolutamente real como que la misma protagonista se animó a confesarlo en un extenso reportaje ofrecido en una importante cadena televisiva de los Estados Unidos.

Si los 45 minutos iniciales le parecen lentos, tenga en cuenta que los 45 minutos finales no le darán tregua. Aférrese a la butaca y sosténgase el alma.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.