Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

DRÁCULA 2001



DRACULA 2001

Entre la multitud de versiones en derredor al texto “Drácula” (1897) de Bram Stoker, existen dos vertientes. La primera, “Nosferatu”, de F. Murnau (1922), “Nosferatu, el vampiro de la noche” (1978) de Werner Herzog, verdadera relectura del mito, y recientemente “La sombra del vampiro” (2000), de E. Elías Merhige. Haciendo hincapié en estos tres, convergen en una mancomunión esencial, oscura, sòlida, macabra y ambigua entre el personaje, los actores y el realizador (por orden, en el rubro actoral: Max Schreck, Klaus Kinsky y Willem Dafoe). Información adicional: Bela Lugosi en 1931 fue Drácula con la dirección de Tod Browning.

A la segunda variante pertenecen grosso modo, arbitrariamente seleccionados, los siguientes filmes: “Drácula, príncipe de las tinieblas” (1965) con Christopher Lee, actor que inicia la modalidad de un Drácula apuesto, dirigido por Terence Fisher; “Drácula”, fines de los 70, de John Badham, con Frank Langella y ahora “Drácula 2001”, de Patrick Lussier (recordemos que George Hamilton hace el mismo rol, en tono de comedia, en “amor al primer mordisco”, de Peter Medak). En esta segunda variante que analizamos no hay un compromiso ni conexión entre los artistas y el personaje, generándose un resultado más ligero y menos auténtico con respecto a la primera vertiente.

La película que hoy nos ocupa tiene producción de Wes Graven (dirigió la serie de filmes “Scream” y recientemente “Música del corazón”, un drama con Meryl Streep) y a Gerard Butler, con pose de galán, en el rol del inveterado vampiro, un Drácula asociado con Judas Iscariote que odia al cristianismo, más “fashion” e industrial, dirigido al público adolescente y a la taquilla segura. Aún así, este largometraje contiene una efectiva labor de dirección, fotografía y actuaciones, funcionales en relación al modelo antes mencionado, más un guión con diálogos no originales pero sí bien calculados. Por ejemplo, en dos ocasiones, el personaje víctima expone una cruz para evitar morir y el victimario responde: “Lo siento, soy ateo”. El mismo personaje utiliza una Biblia ante Drácula y éste le contesta: “¡Propaganda!”.
98 minutos de modernidad aceptables.

Raúl Valls

PostData: Recuérdese que, adscripto a la primera tendencia, el director Roman Polansky es un verdadero epítome satánico de la vida y el arte. Nótese que, en el comienzo del film, dice Drácula 2000, enmendado por 2001.

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.