Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

CIUDAD SIN LUZ


T
ítulo:
CIUDAD SIN LUZ
Dirección: Juan Carlos Arch
Guión: Juan Carlos Arch sobre libro de Carlos Catania
Producción: Cristina Marchese
Fotografía: Werner Kunte
Escenografía: Fernando Silvar
Música: Ricardo Perez Miró
Vestuario: Osvaldo Pettinari
Monteje: Pablo Pallero
Origen: Argentina, 1999
Realizada con el apoyo del INCAA y del Cine Club Santa Fe
Elenco: Carlos Catania, Miguel Flores, Diego Soffici, Lidia Smidt, Adrián Airala, entre otros, con la participación especial de Ulises Dumont y Benico “Coco” Leonardi.

Un film imperdonable

La historia se desarrolla en la ciudad de Santa Fe. Arch parte de un personaje que busca trabajo, padre de dos criaturas, que conlleva un matrimonio frustrante y encuentra solaz en el amor de su cuñada y en el de su tía septuagenaria que está en un geriátrico. La falta de trabajo lo lleva a caer en la delincuencia. Así se relaciona con gente del hampa, que maneja también la prostitución y, por supuesto, la impunidad.

La línea argumental pudo servir para realizar un muy buen policial. Tiene todos los elementos propios del género. Pero la cuestión es cómo Arch traduce en imágenes el guión cinematográfico, cómo maneja la dirección actoral, qué recursos logra explotar de su elenco y de qué manera se refleja todo esto en la pantalla. Nos encontramos frente a diálogos pobrísimos, armados en base a frases hechas; la inexpresividad del personaje principal, José Bonnard, es otra de las claves de este fracaso de nuestro cine. Ni el drama, ni el dolor, ni la alegría ni el amor parecen hacerle mella: su rostro permanece impasible. Como si estuviera en el escenario de una fiesta colegial, a los actores les cuesta darse cuenta de que están frente a una cámara y producen un mínimo bache entre la orden de “acción” y el comienzo del diálogo. El montaje es elemental: hay un tratamiento televisivo que, hoy por hoy, ha sido superado por la empresa Pol-ka, por ejemplo, liderada por el actor Adrián Suar. En el juego del campo y contracampo se llega a ver la sombra del camarógrafo, transformado en movilero, es decir, cámara al hombro. La búsqueda de la justicia, de la verdad, el honor, la dignidad, están traducidas tanto en imágenes como en palabras con tal elementalidad que esta película no resiste un mayor comentario. La marginalidad nos rodea en esta Argentina de hoy, es cierto, pero para llevarlo al séptimo arte no es necesario caer en igual pobreza de recursos. “Ciudad sin luz”, buen título, es un curso menos que elemental de cómo se es pobre y de cómo se cae en la delincuencia. La posibilidad de salida, que sería el subtexto, queda en la nada, con lo que se justifica plenamente el título. Es la única coincidencia. Lamentable.

Elsa Bragato

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.