Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

ANTIGUA VIDA MÍA


Título: Antigua vida mía
Origen: España
2000
Héctor Olivera
Elenco: Cecilia Roth, Ana Belén, Juan Leyrado, Jorge Marrale, Alfredo Casero...

¿Será porque las principales protagonistas son dos mujeres, que en este filme abundan los parlamentos? Sin duda la frase podría ser catalogada como prejuiciosa pero eso no invalida el hecho de que en la película de Olivera, sobre la novela de Marcela Serrano, se dicen un montón de cosas que bien podrían mostrarse en imágenes. ¿Será por la famosa practicidad femenina que el filme tiene escenas tan funcionales que se convierten en inverosímiles? También suena a prejuicio lo de la mentada practicidad y además, pequeño gran detalle, el hacedor de las imágenes es Héctor Olivera, que es varón; pero eso no invalida el hecho de que ya en la primera escena de Antigua vida mía, una mujer (A. Belén), que en teoría es una famosa cantante, ingresa a la escena de un crimen sin ser advertida, en el mismísimo momento en que la policía se lleva a la presunta culpable (C. Roth) en medio de una maraña de periodistas y agentes controlando; y curiosamente, cuando un policía finalmente repara en la famosa, esta salva la situación con un autógrafo. Ni en el cine todo sale tan a pedir de boca.

También es práctica en exceso la aparición de un revolver en el cajón de la cómoda de un dormitorio, con la misma naturalidad con que uno encontraría un par de medias o una caja de preservativos. Más teniendo en cuenta que estamos en un ambiente de cantantes, arquitectos y escritores; no de matones. Esta practicidad, que utiliza desmesuradamente las elipsis o da demasiado por hecho o entendido, atenta contra el filme de Olivera, pero hay más.

Los personajes de esta película sobrellevan una regularidad que sin duda abrumará a los espectadores. Todos son espíritus conflictuados, todos son hipócritas y esconden su interior hasta de sus más íntimos; además de ser bastante detestables sus carácteres, los personajes tienen pocas cuotas de humanidad. Alcohólicos unos, adúlteros otros, egoístas a ultranza otros. No se redime ninguno. Si los seres humanos somos tan malos, tal vez no merezcamos ni una película.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.