Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

ANIMALADA


Título: Animalada
Dirección y Guión: Sergio Bizzio
Producción: Rolo Azpeitía
Fotografía: Hernán J. Bouzá
Montaje: Lorenzo Bombichi
Dirección de Arte:Annette Charreau y Valeria Ebel
Sonido: Andrés Plat y Martín Grignaschi
Música: Sergio Pángaro
Productores: Vibus Producciones y Rolo Azpeitía
Duración: 92´ - 35mm – Color
Elenco
:
Carlos Roffé, Cristina Banegas, Carolina Fal, Walter Quirós.

“ANIMAL Y/O ANIMALADA”
“Un día llamado Jaguar 4”

Alberto, hombre con apellido de alcurnia, perteneciente a la clase acomodada, estará dispuesto a todo para concretar su repentino y profundo enamoramiento de una oveja: Fanny.

Auténtico caso de zoofilia. Rememoremos que en el 1º Festival de Cine Independiente de Bs. As. en 1999, se exhibió el film “Totò que vivió dos veces”, dirigido por Daniele Sipri y Franco Maresco, en el cual se exponen imágenes zoofílicas entre un burro y varios hombres, donde se intenta remedar el mundo de Pier Paolo Pasolini.

Volviendo al argumento: como todo amor fou (loco), Alberto (Carlos Roffé) sufrirá los vaivenes intrínsecos de esta situación.

Fanny será amada, violada por un capataz de la estancia e incluso cumplirá con el círculo de ser infiel. Es difícil comprender qué productor pudo aportar el capital necesario para realizar semejante ¡engendro!.

Al igual que las características habituales que tiene el Instituto Nacional de Cine y Artes Audio Visuales, sistemáticamente acostumbrado, no importando la ideología del gobierno de turno, a la falta de ética, a la corrupción, en el mejor de los casos a la ¡ineptitud! y a respaldar proyectos, ciertamente a estar por los resultados, sin examinar ni valorar con criterio los guiones, otorgando créditos.

Esta película iguala e incluso supera los niveles kitch del cine repudiable de Armando Bó.

Es sin lugar a duda (al menos para quien suscribe la nota) una prueba más de la chatura en la que el cine de nuestro país transita en los últimos tiempos, a pesar de lo pretencioso y vacuo de las producciones de las nuevas generaciones, con la salvedad de honrosas excepciones.

Este film acredita el derecho a ser considerado como uno de los peores de la historia local y mundial.

El guión, más que el tema, y los diálogos son absurdos. Alberto habla y responde por el animal; la oveja sólo tiene el balido y aún ningún diccionario dispone qué diantres este sonido significa.

Ejemplo: el estanciero le explica a Fanny qué fue la guerra fría y le dice que en el mapa el bloque comunista de otrora figura con el tono colorado.

No falta la inclusión de tramos al estilo de “La pistola desnuda” (coherente: aquí en solfa) en donde Leslie Nielsen y Priscilla Presley salen de ver el filme “Pelotón” y ríen o son mojados por un sistema de riego por aspersión y continúan riendo.

Aunque “Animal” intenta ser realista, resulta inverosímil. El tórtolo patológico talla en un árbol los nombres de Fanny y Alberto, se sacan fotos instantáneas, bailan bucólicamente encantados en la pradera e incluso celebran una ceremonia de nupcias.

El sonido es como siempre inaceptable, sobremanera en las voces, ya que está disociado y suena a registro de cabina de grabación. El actor al doblarse elimina el efecto sonoro creíble que debiera resultar de una correcta conjunción entre éste y la imagen que se está mostrando.

Los intérpretes son deplorables ya que hay una pésima dirección de actores, me pregunto qué habrá sentido y pensado Carlos Roffé.

Se salva la oveja que co-protagoniza y evidencia sus conocimientos de las técnicas de C. Stanislavski, J. Grotowski T. Cantor y L. Strasberg. La narración del director es necia, recurrente y tediosa. En fin un nuevo ¡fracaso! que por supuesto será cubierto en nombre de rebuscadas y enigmáticas alegorías, que no lograrán ocultar una vez más el bochorno sinfín.

Raúl Valls

Post/Data: No olvidemos que N. Oshima ya había filmado “Max, mi amor” donde narra la relación entre una mujer y un chimpancé.


Animalada

2000
Color, 89´

Argentina
Dirección y guión: Sergio Bizzio
Montaje: Lorenzo Bombichi
Sonido: Andrés Piat y Martín Grignaschi
Música: Sergio Pángaro
Fotografía: Hernán J. Bouza
Elenco: Carlos Roffé, Cristina Banegas, Carolina Fal, Walter Quirós, Pepe Monje, Rafael Spregelburd, Facundo Galván

Una historia que involucra zoofilia –concretamente el amor por (y con) una oveja por parte de un hacendado que vive junto a su mujer en una estancia- puede resultar atrayente y concedamos que  hasta original, aunque, al menos en la Argentina, el tema forma parte hace rato de la mitología popular y campera. La inexperiencia del director la malogra. Y aunque la experimentada actriz, Graciela Borges, haya elogiado el guión de este filme en un reportaje que se puede leer en este mismo portal, definitivamente, la opera prima de Sergio Bizzio es un filme donde los  desaciertos ensombrecen a los aciertos.

Entre los segundos  se destaca  la construcción de la familia estanciera y ricachona,  lograda a partir de detalles contundentes como la atracción por los deportes ecuestres por parte de la esposa (Cristina Banegas ya es un clásico en el papel de bienuda), la firme confianza en el diario La Nación por parte del romántico patrón de estancia, el Mercedes Benz de ambos, y el firme pasar de los hijos, él medico y ella cocinera mediática, los dos con la vida asegurada en la ciudad.     

Pero en la primera aparición ya se ve que el director no podrá contener del todo al protagonista, un buen actor como Carlos Roffé, que en esta escena inicial y en varias oportunidades aparecerá actuando rígido ante la cámara (hay otras dos escenas evidentes donde aparece con la mano y todo el brazo totalmente descolocados), recitando teatralmente y poco convencido de los parlamentos que el guión le asigna.

La manera que Bizzio elige para narrar su historia también resulta un tanto zigzagueante, pues el filme comienza como un melodrama, luego gira hacia el policial, para virar al género de terror y concluir con un final abierto y forzado, más por ausencia de personajes que por coherencia del guión.

Por otra parte, más de una vez los actores explicarán con palabras lo que el director podría haber contado con imágenes; un ejemplo de esto es cuando el estanciero enamorado le dice a su lanuda amada: “Mi mujer me debe estar buscando”.  ¿Qué tan complejo era mostrarlo con la cámara?

También se le escaparán al director un par de frases más acordes con las traducciones del cine (norte)americano que a nuestro  lenguaje usual y coloquial. “¡Hicimos lo correcto!” le dice al padre el hijo del estanciero, para explicarle que ha internado a la madre en un psiquiátrico, con un giro que es típicamente hollywoodense (¡Do the right thing, darling!), mientras que en otra escena el mismo joven se referirá al “granero” para nombrar el galpón donde se guarda el grano en las estancias, una palabra –que aunque legítimamente castellana- está más cercana al mundo de Bonanza que al de nuestras pampas.

El saldo negativo de esta Animalada –tal el título original del filme- resulta obvio, lo auspicioso es que Bizzio forma parte de una camada de directores argentinos con ideas novedosas y todavía tiene un largo camino por recorrer.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.