Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

M:i-2 - MISION IMPOSIBLE 2


Tom Cruise y Ving Rhames2000, color, 95´, EEUU
Dirección: John Woo
Guión: Robert Towne
Montaje: Christian Wagner, ACE, Steven Kemper

Música: Hans Zimmer (compositor)
Fotografía: Jeffrey Kimball
Diseñador de producción: Thomas E. Sanders

Elenco: Tom Cruise, Dougray Scott, Thandie Newton, Richard Roxburgh, John Polson, Brendan Gleeson, Radé Sherbedgia, Ving Rhames…


Un elemento: montaje rápido (plano flash: plano con pocos fotogramas por segundo).

La finalidad estética: encubrir filmación e intérpretes que por  propia naturaleza de estilo resultan insatisfactorios (por ej. actores que realizan poses en vez de construir un personaje o tienen defectos de actuación, regulación y ritmo).

El resultado: Irregular y confuso (pero como llama la atención suele ser considerado como una técnica brillante).

Siempre se discutió si el género de acción es opinable o, por el contrario, el espectador debe dejarse llevar por la espectacularidad y por la lógica de lo posible.

En este filme las acciones circenses colman las expectativas del género y de lo posible. Cruise se arroja al vacío  desde un edificio de cuarenta pisos sin dudar; hay motos que derrapan en ralenti (cámara lenta), y el director utiliza ese recurso en cada culminación de una secuencia. El personaje trepa montañas altísimas sólo con la ayuda de sus manos y si se cae no sufre ni un rasguño; al ser perseguido dispara su arma hacia atrás mirando el espejo retrovisor de la moto.

Misión Imposible es una realización que pertenece más al editor (montaje) que al director.

John Woo es considerado en Hollywood como el máximo coreógrafo de la violencia. En rigor es el mejor referente de la insolvencia; apela al ralenti y a la velocidad para ocultar la falta de sustancia. Exalta su dominio técnico, vacuo, tedioso e improductivo.

La película está lejos de la serie original producida por Bruce Geller, donde las dificultades se superaban dentro de lo razonable.

 Para finalizar digamos el máximo exceso que perpetra John Woo: la comunicación de la misión – un momento clásico en la serie original – se efectúa sobre la cúspide más alta de un encadenado de montañas rodeadas de un vacío intolerable ¿El contacto no podría haberse realizado en un café-bar del village o del soho?    

Raúl Valls


 AL MAESTRO CON CARIÑO

Si alguien revolucionó la estética de los filmes de acción ese es precisamente John Woo. Después de él surgieron imitadores que van desde los Wachowsky hasta Tarantino, los que  permanentemente “homenajean” a Woo plagiando tomas y ritmos propios.

Si algo viene a demostrar “Misión Imposible 2” es que el tradicional slogan  “exija originales” sigue vigente.

Seguramente sus detractores dirán que la trama es descabellada, los personajes maniqueos, las situaciones insólitas. Pero MI2 es ante todo un filme de aventuras; en cualquier caso nadie duda de que lo de Indiana Jones no era creíble. La pregunta a formularse es: ¿A quién le importa?

Tom Cruise
Ethan Hunt (T. Cruise), pura adrenalina

La acción es un género  que obedece a reglas propias, dueñas de una dinámica interna especial y nadie como Woo para entender y plasmar en la pantalla su lógica. Sí, abusa de los ralenti, de las palomitas y de las máscaras, pero si otros pueden copiarlo también es justo que él se permita tomarse un poco el pelo a sí mismo con simbolismos que sus fans nos sabemos de memoria pero no por ello dejamos de disfrutar.

Tom Cruise se encuentra como pez en el agua en su papel de Ethan Hunt, un poquito más cerca de los últimos Bond que de la primera parte, lo secunda bien Thandie Newton, mientras que Ving Rhames aparece un poco desaprovechado.

Mención aparte para Anthony Hopkins quien en su breve papel ofrece con una calidad incuestionable el mejor bocadillo de la película, misógino dirían algunos colegas políticamente correctos, muy divertido , diremos lo que no lo somos tanto.

“MI2” es básicamente un entretenimiento y uno que se mantiene durante dos horas, sin decaer, tarea nada fácil si pasamos revista las últimas películas de acción. El cine es diversión y yo disfruté como chica en sala de barrio.

Sí, Woo no es Kiarostami pero tampoco pretende serlo ,  el suyo no es un arte con pretensiones intelectuales, sino adrenalina pura : tiros, choques, riesgos infinitos. Un aplauso para el maestro por favor.

Marcela Barriopedro


UN SUPERHEROE PARA ADOLESCENTES

La prueba de que el filme de John Woo es un producto para adolescentes es que junto con el estreno de la película se lanza la correspondiente revista de aventuras, tal como cuando se estrenaron Pokemon o Dragon Ball Z, para los más pequeños. Tom Cruise ocupa el lugar del superhéroe.

De la original serie de televisión de los setenta no queda ni la música de Lalo Schifrin, en rigor, ni siquiera el nombre de Misión imposible.

M:i2 no pasa ni como un remedo del mítico grupo comandado por Peter Graves. Primero, justamente, porque se trataba de un grupo, ninguno de los miembros trabajaba sólo. Luego, porque los agentes especiales engañaban a los villanos con métodos originales y poco ortodoxos, pocas veces (no recuerdo ninguna vez, en realidad) utilizaban la violencia y las armas para cumplir sus objetivos. Por último, porque durante la misión aparecían  contratiempos absolutamente lógicos: un equipo dejaba de funcionar, un personaje volvía antes de lo esperado, una situación se precipitaba.

Escena de Mision Imposible 2
Todas las misiones son posibles gracias a los efectos especiales

Un párrafo aparte merece la secuencia inicial de la serie, aquella que terminaba con el latiguillo:  “esta cinta se autodestruirá en cinco segundos”. El lugar donde Graves encontraba la información sobre la misión era cotidiano y  lo más público posible; podía ser el baño de un avión o un tren, el probador de una tienda, el pasillo menos visitado de una biblioteca pública; Graves debía pasar inadvertido entre la gente, jamás hubieran elegido la cima de una montaña donde cada vez que alguien llega merece un titular en los diarios.

Misión imposible era una serie inteligente y sutil. Comparada con aquella, la realización de Woo es una obra de brocha gorda, original del director, eso si, pero sin una pizca del vuelo de la original.

Esas dos tomas en las que el héroe y el villano, en distintos momentos, se sacan las máscaras al estilo de la vieja Misión Imposible, dan la pauta justa de los límites de este producto pintoresco, gracias a los efectos especiales, pero irrelevante cinematográficamente.

Derrapes en moto o persecuciones en automóviles (por más que se armen como una danza), villanos que se apropian de un virus letal, bunkers no tan inexpugnables en una isla, palomitas que anuncian la llegada del superhéroe; de todo esto hubo miles y habrá más. Para ser justos, diremos que patear un arma hacia arriba (al estilo del jueguito futbolístico de Maradona) para empuñarla y disparar no se veía desde los spaguetti western con Ringo Wood; no es original pero, huelga repetirlo, es pintoresco.

M:i-2 es un producto que seguramente algunos chicos disfrutarán, a falta de mejor oferta, y pronto olvidarán. Misión Imposible, la original, perdura en la galería de las grandes series.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.