Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

LA MILLA VERDE - MILAGROS INESPERADOS


Los guardias de la milla verde
The green mile
1999,
Color, 191’ 
EEUU
Dirección y guión: Frank Darabont, sobre la novela de Stephen King

Montaje: Richard Francis-Bruce

Música: Thomas Newman
Fotografía: David Tattersall, BSC
Vestuario:  Karyn Wagner
Escenografía: Terence Marsh

Elenco: Tom Hanks,  Michel Clarke Duncan, David Morse, Bonnie Hunt, James Cromwell, Michel Jeter, Graham Greene


La duración de este filme es exagerada, pero no tanto como la candidatura que le adjudicó la Academia de Hollywood para competir como mejor película (también compite en sonido, mejor guión adaptado y actor de reparto con M. C. Duncan).

Reiterativa, inverosímil, reaccionaria y ejemplificadora de la peor manera en que una película puede serlo, Milagros inesperados, de Frank Darabont, en manos de un buen editor podría haberse contado en 100 minutos, que para demagogia, un minuto es una eternidad.

La historia es la de un afroamericano con poderes milagrosos que cae a pasar sus últimos días en  el pabellón de la muerte de una prisión al sur de los Estados Unidos, en la época de la gran depresión (los años 30).

A través de sus poderes,  el reo (personaje del gigante Michel Clare Duncan) gana la simpatía de sus guardia cárceles y en particular la del jefe del pabellón (Tom Hanks), que se interesará en conocer a ciencia cierta si es culpable o inocente del cargo que se le imputa. Para qué se ocupa en eso el guardían, no lo sabremos nunca, porque hacer no hará nada por salvarlo.

El filme es reiterativo porque repite inútilmente - sin agregar nueva información a la narración -  los ensayos de las ejecuciones, alarga las ejecuciones mismas y muestra en detalle la gama de milagros que realiza el preso (que van de revivir a un ratón aplastado a curar la enfermedad terminal de la esposa del jefe del penal).

La construcción de los guardia cárceles como mayordomos de los sentenciados, comprensivos y amigables (salvo uno, la excepción que confirma la regla) y el clima afable y sin tensiones del pabellón, son tan naife que para citarlos bien vale la traducción literal del título del filme: La milla verde (son del año verde, diría mi abuela). El idilio se rompe con la llegada de un reo joven - me atrevo a decir - un delincuente de verdad, que luego caerá, no en manos de la ley, sino en las del preso milagroso.

El filme es reaccionario porque no solamente apoya mansamente la pena de muerte - sin dolor para el preso, eso si - sino también la perpetuación del statu quo: el guardián conocerá la inocencia del reo milagroso pero no hace nada por salvarlo.

Como dijimos arriba, es aleccionador en el peor sentido, porque al mostrar la disciplina social del guardián Paul (T. Hank), nos enseña que el sistema tiene su costo, a veces mueren inocentes (otra vez la excepción que confirma la regla), pero no por eso deja de ser eficiente.

Gustavo Camps


MILAGROS INESPERADOS

Increíblemente parece que es posible   confundir  la ingenuidad y la pureza angelical  con   la vileza de la perversión; ya sea por falta de sensibilidad en los observadores, por una gran carga cultural de prejuicios o por el miedo a la monstruosidad que rompe los parámetros admitidos socialmente como normales.

Lo paradójico  sigue siendo que las perspectivas de una comunidad occidental y cristiana  mantengan una mirada con una  oscuridad tal, que permita   crucificar nuevamente a la santidad.

 
Hank y Morse, rentados para matar

Y  recorriendo  luego el camino propuesto por el director que va de lo general a lo particular,  lo que se manifiesta dramática y patéticamente es la toma de conciencia del  verdugo  en el instante  del contacto con la  bondad  y la inocencia del ser a ejecutar.

Así planteadas las cosas, el film adquiere una atmósfera cada vez más intimista; nos hablará sobre la predisposición del espíritu que  hay que tener para aceptar como trabajo rentado el quitarle la vida a otro hombre   y  de cómo se intenta enmascarar bajo un tenue velo de piedad, un horror  explícito, público e institucionalizado.

El camino elegido es el de la  asociación  entre las imágenes más crudas de una realidad ya enunciada y la presencia de lo fantástico como elemento movilizador de conciencias.

Armando D´Angelo

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.