Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL TIEMPO RECOBRADO


Mejor filme sección Detrás de la cámara 

LE TEMPS RETROUVE
Francia

Dirección: Raúl Ruiz
Fotografía: Ricardo Aranovich

Elenco: John Malkovich/ Catherine Deneuve / Emanuelle Beart/ Vincent Perez

Inspirado en la obra de Marcel Proust En busca del tiempo perdido, especialmente en el último volumen : “El tiempo recuperado”.

Para la historia oficial del Festival esta película nunca integró la muestra. Queda pues en la responsabilidad y en el deseo de los espectadores y en alguno de los periodistas rescatarla del olvido.

Qué más adecuado para este filme que el rodearlo con la dramaticidad de esta frase inical.

Fue una experiencia fascinante y afortunada haberla presenciado. Seguramente fue una de las mejores películas de la muestra.

No es muy sencilla de abarcar, requiere un esfuerzo de atención particular  pero sobre todo una predisposición  de apertura hacia regiones que al abordarlas aportan un conocimiento íntimo y conmovedor.

Puedo afirmar que para los que no leyeron el libro, la manera de presentar a los personajes  por el director puede llevarlos al desconcierto o a la tentación de abandonar la sala, es decir, rendirse. Pero es necesario que sepan que con buena voluntad y persistencia es posible captar lo básico y disfrutar con ello un instante de inigualable placer.

Un artista, su mundo social más próximo e íntimo y un descubrimiento personal que lo sobresalta: lo que le era prohibido ahora le es permitido.

La visualización de su yo y la captación cristalina de la razón de su vida.

El artista vive para escribir, y comprueba especialmente que en su peor momento esta  pasión es la que le permite trascender  un cuerpo debilitado y   un tiempo que se le escapa.

Con su espíritu en un estado de hipersensibilidad absoluta,  hasta la más insignificante de las exterioridades, sonidos, imágenes o hasta un simple gesto, es decir casi todo,  representa para él un instante significativo que lo retrotrae al pasado. Así vive sus últimos días experimentando y comprendiendo  lo que fue su infancia, su adolescencia , su  tiempo de  adulto y su proyección en el futuro.

Durante toda la proyección se abren umbrales en la memoria y se reconstruye desde ellos la vida del escritor y su entorno social. ¿Por qué no valorar la película sólo como una crónica exquisita de una época?. La  única oposición para ello es que es mucho más.

Debemos estar dispuestos a ver en la estructura del relato la transgresión permanente del tiempo real. Aquí al que considerábamos muerto resulta resucitado.

Pareciera que el Proust de esta visión fílmica proclama que el haber descubierto la vanidad y la mentira en la literatura, aún en el caso de que pertenecieran a sus propios textos, resulta un impulso y una inspiración para volver a escribir.

Estwe filme es  un  refrescante aliento de vida. Lo que aparece como monótono en realidad constituye la clave para la interpretación.

Lo más arriesgado sería suponer que no se trata de una vuelta al pasado sino a la vivencia más esplendorosa y nítida de su presente. Vivir en plenitud. Ser o  haber adquirido la capacidad de la clarividencia.

Armando D´angelo


EL TIEMPO RECOBRADO

Le temps retrouve
1998
color, 158´
Francia
Dirección: Raoul Ruiz
Guión: Raoul Ruiz, Gilles Taurand, sobre la obra de Marcel Proust
Montaje: Dense de Casabianca
Música: Jorge Arriagada
Fotografía: Ricardo Aranovich, AFC y ADF
Sonido: Philippe Morel, Gerard Rousseau 
Elenco: Catherine Deneuve, Emmanuelle Beart, Vincent Perez, John Malkovich, Marie France Pisier, Pascal Greggory, Marcello Mazzarella, Chiara Mastroianni…

El tiempo recobrado es una refinada película que reconcilia al cine con el arte. Un bocado inhallable en los menúes de los fast food donde se cocina el trash que suele  inundar nuestras pantallas de cine. 

El tiempo recobrado es un filme bellamente denso; no entretiene, no calma, no sublima con la facilidad de un pasatiempo “desinteresadamente” inocuo. Sin duda atrapa el interés de espectadores .

Marcel Proust nació y murió en París. Luego de publicar su primer libro – Les plaisirs et les jours – se dedicó por diez años a conocer la sociedad elegante y aristócrata  que frecuentaba su madre, perteneciente a una distinguida familia judía de París.


La aristocracia francesa disecada por un artista: Marcel Proust.

A los treinta y cinco años comenzó a escribir la novela En busca del tiempo perdido, recluido en una habitación por el asma. En esta obra queda en evidencia su capacidad de observación de aquel mundo aristocrático que lo cobijó y también su concepción no lineal sobre el tiempo, es decir, del tiempo como una fusión del pasado y el presente. En su filme, Raoul Ruiz expresa con brillantez esta visión del tiempo.

La adaptación de Ruiz y Taurant que se estrena, es una suerte de contrapunto entre El camino de Swan y El tiempo recobrado, el primero y el último de los volúmenes de aquella extensa novela. Por eso en ella se alternan y conviven, muchas veces en un mismo plano-secuencia, lo días felices e idos de la niñez de Proust con los recuerdos de la adultez.

También es un filme coral que pasa revista por varios personajes de la más rancia alcurnia francesa de principios de siglo, y se detiene en sus tics, sus costumbres sexuales, y en general, su sentido de la vida, con escaso realismo, lo mismo que Proust desde la literatura, con el compromiso puesto en el arte más que en la realidad.

Lo ideal para gozar de este acabado filme es dejarse llevar por las imágenes montadas expresivamente, sin intentar seguir una línea  argumental como si se tratara de un libro y sin especular sobre la lógica de tal o cual escena o de tal o cual personaje.  Justamente, uno de los logros del filme es que no construye barreras evidentes entre el terreno de lo real y lo imaginario (flashbachs, por ejemplo. En una escena el protagonista-narrador tropieza en la calle y ese trastabillar dispara sus recuerdos; en otra escena el disparador es un cartel en una estación de ferrocarril; en ambos casos se mantiene la continuidad narrativa).

El escritor francés Jean Cocteau (1889-1963) dice sobre Marcel Proust en El diario de un desconocido: “Está fuera de duda que percibió el tiempo verdadero”. También las imágenes de Raoul Ruiz  lo consiguen, en esto también radica el valor de este filme.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.