Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL RIO (HE LIU)


El rio
1996
Color
115’ 
Taiwan
Dirección: Tsai Ming-liang
Guión: Yang Bi-ying, Tsai Yi chun, Tsai Ming-liang
Montaje: Chen Sheng-chang
Sonido: Yang Ching-an
Fotografía: Lao Peng-jung
Arte: Lee Pao-un
Elenco: Chen Chao-jung, Chen Shiang-chyi, Ann Hui


El tercer largometraje de Tsai Ming-liang está más cerca del relato cinematográfico moderno que de la narración clásica, deudora del modelo literario.

No esperemos ver en El río una narración unida por cierta coherencia de la trama del tipo: principio, desarrollo, final.

La fórmula tan empleada para recomendar una película, esa que consiste en decir “andá a verla que es la historia de...”,  no alcanza para atrapar este filme.

No es que no podamos decir que El río nos muestra al adolescente Hsiao Kang con su agudo dolor de cuello,  con su particular familia de padres separados bajo un mismo techo, o a su padre lidiando contra una gotera.

Decimos que El río es una descripción de hechos que abre un abanico de significados, más que una narración estructurada según la lógica literaria. Estos hechos aparecen a veces confluyendo hacia una historia, pero muchas veces como una articulación de planos independientes.

Se trata de una manera alternativa de filmar que brinda al espectador otro contacto con el cine.

En la primera escena del filme Hsiao sube las escaleras de un pasaje, una jovencita lo cruza, ella vuelve sobre sus pasos, lo saluda e invita a seguir con ella. Se los vuelve a ver juntos en la filmación de una película,  le ofrecen a Hsiao un papel de extra.  Hsiao y la chica hacen el amor. Hsiao aparece con un dolor de cuello que no lo abandonará por el resto del filme. Hsiao maneja una moto, no sabemos de donde viene ni adonde va, se cruza con un hombre (luego sabremos que era su padre), se cae por la molestia en el cuello.

No hay entre estos hechos una relación de causa-efecto determinada. El agua, desde su presencia en el título de la puesta hasta la pérdida que terminará por inundar la habitación del padre de Hsiao, y la ciudad, el contexto donde ocurren los hechos, también son elementos que reclaman significaciones.

Bajo esta concepción en El río aparecen escenas que vistas desde la narrativa convencional parecen vanas (pero no lo son). Nos referimos, por ejemplo, a la madre de Hsiao subiendo en ascensor hasta el departamento familiar; el ascensor para en varios pisos donde nadie sube o baja, se abre la puerta, se cierra, ella oprime el botón para seguir, justamente, lo que queda registrado es el paso del tiempo. Otra escena nos muestra al padre de Hsiao durmiendo tapado hasta las orejas. Estas escenas no aportan datos sobre la historia, muestran el paso del tiempo.

 En un filme convencional la puerta del ascensor se abre para dar paso al asesino o para cruzar al galán con la dama, por citar los ejemplos más conocidos. Si no hay acción que justifique mostrar el recorrido en ascensor, lo normal es que sólo se muestre el ingreso del personaje y la salida en el piso determinado.

Ver El río, sin duda, es una experiencia que nos ofrece una alternativa lejana de las convenciones de Hollywood pero cercana al cine.

Gustavo Camps


EL RIO, EMPANTANADO

La corriente neorrealista introdujo e impuso - luego de la segunda guerra mundial - el ejercicio de ajustar la cotidianeidad a un estilo narrativo en el que la cámara rara vez se mueve (toma secuencia).

Dijo Francois Truffáut (1932-1984): “el cine norteamericano valoriza las situaciones, el cine europeo hace hincapié en los personajes. De este modo un filme europeo es como un carromato subiendo por un camino abrupto, mientras que una película norteamericana es como un tren sobre rieles bien aceitados”.

Es decir, el cine norteamericano estableció el movimiento constante en el plano y sometió las tomas a cortes desde varios ángulos de la cámara, esto justamente es lo que no hacía la corriente neorrealista, ya que los cortes trataban de conservar largas longitudes de tiempo y espacio.

El río de Tsai Ming-liang se ajusta a la lógica neorrealista. 

El Rio
El protagonista junto al río

El realizador nos describe una familia en la cual el matrimonio se ignora mutuamente y tiene escaso contacto con su hijo. 

El filme tiene tres travellings, apenas algún paneo tenue y posee una puesta en escena invisible, es decir, con planos quietos; también mantiene un conflicto y un increscendo dramático endebles.

Filmada en 119 planos secuencia, la película se reduce a describir la presencia de los protagonistas en el rodaje de un filme, bares, saunas gay (estas locaciones son claves para la resolución del filme), ambientes laborales y santuarios.

El resultado de esto es regular cuando podría haber sido bueno, porque predomina la forma sobre el contenido, es decir, no se logra plasmar un equilibrio entre ambos y esto resiente una acabada y precisa dilucidación temática del filme. ¿Será la prohibición del incesto? ¿Quizá la disolución de los vínculos del parentesco? Esto es lo que el filme no nos permite dilucidar.

Raúl Valls

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.