Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL NADADOR INMOVIL


Pelicula El nadador inmovil
1999, Blanco y negro, 100’
Argentina

Dirección y guión: Fernán Rudnik
Montaje: Alejandro Broderson
Dirección de sonido: Jorge Haro
Edición de sonido: Pablo Barbera
Grabaciones exteriores: Diego Sebastián Vainer
Música: Alejandro Novoa (violonchelo)
Fotografía: Esteban Sapir
Elenco: Diego Starosta, Ramiro Starosta, Daniela Podcaminsky, Guadalupe Pérez García, Valeria Narváez, Alejandro Marenco, Luva


Resistirse al movimiento, y a la vez, abandonarse a su devenir y a las sensaciones que éste provoca. Asistir al cine como quien asiste a un sueño.

El nadador inmóvil, opera prima del joven realizador Fernán Rudnik, se enrola en la línea del llamado cine experimental, rótulo que suele justificar extraños engendros pero que en esta ocasión hace honor a lo que promete.

Intelectualizar la anécdota quizás sea lo que menos importa, Rudnik entrega un filme que le propone al espectador dejarse llevar por un río de imágenes, bellas, encerradas, frágiles, cristalinas.

Una película que invita a perderse entre sus blancos y sus grises, a sentir el vacío de una pileta con peces secos, dibujados con birome, a transitar en la soledad de recreos de fin de semana desiertos, de miradas que no conducen a ninguna parte.

Y en el medio siempre las palabras de los demás, el ruido que producen las vidas de los otros, el sonido ambiental adquiere una preponderancia paradojal para este chico al que la vida le pasa siempre por el costado. El rumor de las calles, los bares, el agua. El protagonista toma un colectivo, en el asiento trasero una chica lleva una remera con la inscripción Decímelo todo en francés, un idioma ajeno, buen mensaje para un protagonista mudo, en un filme donde los hechos pasan por los silencios y no por las palabras.

Su mundo está rodeado por círculos que se repiten, encierran y atrapan. Sus visiones tiene que ver con bellas rejas artesanales por las que se filtra la luz pero no la fuerza de la propia vida, atrapada en una cama casi hospitalaria o en un disco rayado que repite eternamente “sexy bon”.

Al final, Salva (Diego Starosta) busca partir en un barco que quizás vaya hacia ningún lado, poco importa: decidió por fin una cierta ruptura, un giro interno, romper con la inercia.

El nadador inmóvil marca una interesante entrada de Rudnik al mundo del cine, por una puerta lateral poco convencional.

Mención aparte merece la excelente fotografía de Esteban Sapir.

Rudnik, seguramente también eligió un barco sin puerto seguro para su película, pero, como a su protagonista, hay que decirle que siempre vale la pena arriesgarse.

Marcela Barriopedro.


El placer de la incorrección

Asistir al cine como se asiste a la vida: sin saber que pasará. Asistir al cine sin esas guías redactadas siempre por otros que llamamos “géneros” y que le sirven más a la gente de marketing para centrar sus mensajes que al espectador para soñar e imaginar. Asistir al cine sin preconceptos. Asistir al cine para experimentar sentimientos.

Si lo analizamos desde el género este original filme está incorrectamente narrado. Y justamente allí esta lo valioso de la puesta de Rudnik: no se deja atrapar.

Ni siquiera corresponde llamarlo experimental pues Rudnik no expone planos para ver que pasa. Sabe perfectamente lo que quiere con su filme y lo hace.

Imágenes de la pelicula El nadador inmovil
Peces si, pero no en el agua

El nadador inmóvil no tiene ataduras. Las imágenes están escindidas del sonido, los diálogos no se escuchan, es en blanco y negro; tiene comienzo, desarrollo y final pero no están expresados necesariamente en ese orden.

¿Qué pretende Rudnik con su película? Pregunta fácil para contestar después de ver cualquier película del mercado, pero no pertinente para el filme de Rudnik. En El nadador inmóvil es el filme el que nos interpela. ¿Que hacemos con el filme de Rudnik? Esta es la cuestión. El nadador inmóvil presupone espectadores activos capaces de inventar, en la concepción más amplia de este término.

No hay flashback, no hay carteles que nos indiquen una época, por el vestuario y el aspecto de los escenarios parecen hechos de nuestra contemporaneidad. Pero nunca sabremos con precisión si se trata de acciones del personaje (Salva), imágenes oníricas, recuerdos o simplemente delirios de Salva.

Los escenarios son de Buenos Aires y el conurbano. La fotografía de Esteban Sapir  es impecable. Verla y disfrutarla, es lo mejor que se puede hacer con este filme.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.