Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

EL EXTRANJERO LOCO


El extranjero loco
Dirección: Tony Gatlif
Guión: Tony Gatlif, Kits Hilaire, Jacques Maigne
Montaje: Monique Dartonne
Música: Tony Gatlif
Elenco: Romain Duris, Izidor Serban, Rona Hartner...


Con El extranjero loco (Gadjo dilo, título original) Tony Gatliff, director francés nacido en Argelia, completa su trilogía gitana iniciada con Little prince (1982) y Latchmo Drom (1993).

El extranjero loco es Sthephane (Romain Duris), un joven galo que recorre Rumania en busca de la cantante Nora Luca, la voz gitana que cautivara en vida a su padre ya fallecido.

Lo notable es cómo Gotlif muestra el encuentro de Sthephane con una comunidad de gitanos en la periferia de Bucarest. El nexo es Izidor (Izidor Serban), un cíngaro entrado en años, pero con una vitalidad gemela a la del joven.

El camino fácil hubiera sido mostrar cierto extrañamiento entre el francés y esta comunidad que se puede imaginar muy distinta de él. También hubiera sido cómodo quedarse solamente en la denuncia obvia de los desmanes que estas minorías sufren. Sin embargo, el director nos ofrece otra mirada cuando, por ejemplo, da a entender que en la experiencia vital – el modo en que el mundo se les ofrece - el joven francés e Izidor y los suyos encajan perfectamente.

Ambos se adoptarán inmediatamente. El único desajuste es en la lengua, pero para eso está Sabrina, una joven y bella mujer de la aldea que ha vivido en Bélgica y conoce el idioma del extranjero.

Sabrina, con su pasión, su sensualidad y su modo de vivir libre a ultranza –su afirmación de la vida pese a la adversidad - también es un hallazgo del director.

Hay algo de salvaje pero también de potente en la existencia de estos personajes.

"Quise hacer un filme libre, anarquista y creo que conseguí mi película más lograda, en términos de autenticidad y sinceridad" dijo Gatliff en un reportaje.

El director logra dar cuenta de un modo de relacionarse distinto del que estamos acostumbrados en la sociedad de consumo, entre sujetos sujetados y objetos, con la moral en lo alto, vigilante.

Esto a las puertas del nuevo milenio no deja de ser auspicioso.

La música – otro condimento que le da sabor a este filme - se muestra como un elemento fundamental para la supervivencia de estos pueblos, no sólo para el intercambio, sino con su presencia en cada momento de la vida.

Y para terminar una reflexión filosófica. El final nos muestra a Sthephane en la ruta – deja la comunidad - junto a la misma piedra sobre la que descansara al comenzar el filme, antes de conocer a Izidor. Retorna al mismo lugar donde empezó pero él no es el mismo. El eterno retorno del que nos hablan Nietzche y Deleuze en sus escritos: "Lo que quieres quiérelo de tal manera que quieras también el eterno retorno (...) Si en todo lo que quieres hacer empiezas por preguntarte ¿estoy seguro de que quiero hacerlo un número infinito de veces? esto será para ti el centro de gravedad más sólido".

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.