Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

 
Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

ECOS MORTALES - STIR OF ECHOES


Ecos mortales 1999, Color, 97´, EEUU
Dirección y guión: David Koepp sobre una novela de Richard Matheson*
Montaje:
Jill Savitt
Diseño de producción: Nelson Coates
Efectos digitales: Casey Cannon  y Van Ling

Diseño de Vestuario: Leesa Evans

Maquillaje: Tony Gardner, Jim Beinke
Fotografía: Fred Murphy, ASC

Elenco: Kevin Bacon, Zachary David Cope, Kathryn Erbe, Illeana Douglas, Kevin Dunn


Lo peor que le podemos hacer a este filme es compararlo con Sexto sentido, de Night Shyamalan, más allá de que la anécdota coincide en que hay un niño con poderes para ver fantasmas y las ánimas se aparecen para reclamar atención.

Ecos mortales es un buen filme fantástico, de horror, que no abusa de los efectos especiales, es poco previsible - varias tomas hacen saltar del asiento -  pero no por esto deja de jugar con el  verosímil del género para  que el público, que goza haciéndolo, maquine sobre lo que ocurrirá. Varias veces la cámara del director  David Koepp - guionista de Jurassic Park y Misión: Imposible, entre otros - se posa sobre objetos o remarca una acción (una uña que se quiebra,  una navaja) que será decisiva en otro momento del filme.  Narrar con imágenes, de eso se trata.

La película no se reciente aunque un par de diálogos y escenas resulten un poco forzados. Nos referimos a las explicaciones científicas sobre la hipnosis que hace Lisa (I. Douglas, buena actriz); el paseo poco probable de Jake (Z. David Cope) y su mamá (Kathryn) por el cementerio, y la elipsis exagerada cuando Tom (K. Bacon), el papá de Jake, corre desde la puerta de un estadio repleto de gente hasta su casa y aunque estos lugares están alejados  parece como si el personaje recorriera sólo unos metros.

Una perla para los argentinos: la escena en la que un personaje absolutamente secundario, Clarita, maldice en perfecto porteño cuando debe retirarse abruptamente de la casa de su amiga Lisa. 

Se ha dicho varias veces que los miedos de una sociedad se reflejan en el cine de horror. Ecos mortales es un ejemplo. En dos oportunidades, al menos, se escucha decir enfáticamente a un personaje: “este es un barrio de gente decente” y, justamente, los fantasmas que aparecen en este barrio clase media, de Chicago, reclaman por el comportamiento impropio de unos vecinos. Los fantasmas reclaman por la seguridad perdida. Cualquier similitud con la inseguridad de vivir en las amenazantes ciudades contemporáneas no es en absoluto coincidencia.

Gustavo Camps

* En los últimos cincuenta años Richard Matheson se ha destacado como novelista y guionista. Llamó por primera vez la atención en Hollywood cuando escribió el guión para The lncredible Shrinking Man, protagonizada por Grant Williams en 1957. También es responsable de varios episodios memorables de la original Dimensión Desconocida (The Twilight Zone), y escribió la novela en la que se basó el filme Reto a muerte (Duel), largometraje que impulsó la carrera del director Steven Spielberg.

G.C.

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.