Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 

Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

A TODO CORAZON


1998  Color, 113´  Francia
Dirección: Robert Guédiguian
Guión y escenografía: Jean Louis Milesi y Robert Guédiguian
Montaje: Bernard Sasia
Sonido: Laurent Lafran  
Fotografía: Bernard Cavalie
Elenco: Christine Brucher, Ariane Ascaride, Jean Pierre Darroussin, Gérard Meyland, Alexandre Ogou, Laure Raoust


Clim y Bebe se aman desde siempre. Se casarán a pesar de su juventud pero Bebe es acusado de violación por un policía que lo acosa. Clim esta embarazada.

Con este argumento Hollywood hubiera hecho una historia rosa con la correspondiente serie de escollos sentimentales a sortear por los protagonistas. 

Pero Guediguian es francés (marsellés exactamente) y su historia de amor - nada más alejado de una novela rosa - dispara hacia cuestiones como el contraste entre solidaridad y utilidad, afirmación de la vida y represión, ideales y mercado.

A todo corazón presenta esa tensión que pocas realizaciones construyen eficazmente: la voluntaria irrealidad del guión por un lado, y  por otro el realismo que los actores imprimen a la acción por obra del director (la Argentina Mundo Grúa, de Pablo Trapero transita por acá).

Pero hay más.

El tratamiento del tiempo de manera no lineal, a partir de un montaje que lleva por diferentes momentos de la vida de los protagonistas. El registro independiente de palabras e imágenes en algunas escenas. La ausencia de acción destinada a conmover fácilmente. Sobre esto último cabe aclarar que no es meramente por racismo que el policía acosa a Bebe. Lo que hace reaccionar al agente es su imposibilidad para entrar al mundo de estos jóvenes. No es el color de Bebe lo que provoca la reaccionar, sino la actitud de Clim y Bebe, de ambos, hacia el mundo. 

Ellos transitan planos distintos de existencia. Planos que no reconocen al mercado como arbitro de la existencia. Planos donde la dignidad es un dato no un valor negociable.

A todo corazón es un buen filme y por eso corresponde también la siguiente objeción: el viaje de la madre de Clim por Sarajevo buscando un testigo es por lo menos exagerado y también reiterativo. Es una secuencia equivalente a lo que ya se vio y entendió. No agrega nada al filme y eso es cuestionable.

Lo que el director evitó con el personaje de Bebe - caer en la simple denuncia o lo que es peor intentar cierto mensaje - aparece con este viaje.

No obstante, a favor de Guédiguian  podemos decir que la objetividad en el cine es - por lo menos - un valor ambiguo. La cuestión no pasa por elegir entre compromiso o entretenimiento sino por permanecer fiel a una convicción, ser auténtico. El filme de Guédiguian lo es.

Gustavo Camps

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.