Homepage?  

  Posicionamiento en buscadores - Canal empresa - Comunicados de prensaCanal comercial

Canal OK - El portal de Ocio Ocio, Cine, Musica, Cultura

Blog de Marketing online y Posicionamiento web     Microblog de Marketing online     

WEBS RECOMENDADAS:

 

Aberguemax est le spécialiste de voyages educatifs Santander .

-------------------------------
Elisava- escuela ingenieria tecnica industrial en Barcelona.

-------------------------------

 


Home Cine Reportajes Cines
Películas Festivales Oscars

AFICHES DEL MUSEO DEL CINE DE BUENOS AIRES


Ambición Bárbara Botín de guerra Brigada explosiva contra los ninjas
Cenizas del paraíso Cien años de perdón Cinco grandes y una chica Cita en la frontera
Cómplices Corazón ante la ley Darse cuenta Diapasón
Edad difícil El alma del Bandoneón El casamiento de Chichilo El extraño caso del hombre y la bestia
El gran robo Eva Perón Extraña ternura Felicidades
Flop Garage Olimpo Hasta la victoria siempre Heroina
Juan Moreira La cifra impar La indeseable La orquídea
La Patota La Raulito La República perdida II La revolución
La última siembra Las sorpresas Lo que le pasó a Reynoso Los colimbas se divierten
Los herederos Los hijos de Fierro Los miedos Los siete locos
Los venerables todos Manuelita Marta Ferrari Pizza birra faso
Plata dulce Pobre mariposa Quebracho Retazo
Riachuelo Silvia Prieto Sol de otoño Sur
Un momento muy largo Una mariposa en la noche Volver a la vida Ya no hay hombres
Yepeto      

 

 Afiches del Museo del Cine: un patrimonio

face="Verdana"La primera versión impresa de la colección de afiches del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken vio la luz en enero de este año con la edición de un calendario que incluía la selección de trece imágenes.

face="Verdana"Parte de la colección tomaba contacto con el público, así Crónica de un niño solo, Camila, Rosaura a las diez, Prisioneros de la Tierra entre otras acompañarán mes a mes este primer año del siglo XXI.

Esa salida corregida y aumentada se reanuda hoy a través de este catálogo que recoge 60 imágenes de la colección y acompaña la muestra a realizarse en el Abasto en el marco del III Festival de Cine Independiente, evento que cuenta con la participación del museo a través de diversas actividades.

En el fetiche de una afiche de papel se vende la ilusión se rifa el corazón dice el tango, estos fetiches del cine argentino cuentan de esos desvelos, deseos, ilusiones a la vez que constituyen un registro gráfico valioso de nuestra cinematografía cuya protección es tarea de todos.

Al museo, y especialmente a su director el Sr. David Blaustein nuestro agradecimiento por su preocupación constante y la firme convicción en la necesidad de abrir este espacio a la comunidad generando una ligazón memoria ciudadana-patrimonio fílmico-protección cinematográfica, tarea que está resignificando día a día la presencia del museo del cine en el contexto de la oferta cultural.

face="Verdana"Cine un museo en movimiento es la consigna del Ducrós Hicken redefinido por Blaustein. Esta propuesta editorial y las sucesivas darán cuenta del compromiso en ese movimiento permanente, en esa búsqueda por un museo dinámico, generador de sentido de pertenencia, difusor de nuestro patrimonio como eje de construcción de la memoria colectiva.

face="Verdana"Mónica Guariglio
Directora General de Museos

 Ellos, los afiches

Vía pública, puertas de cines, lugares privilegiados de shoppings, cuartos de adolescentes, festivales internacionales, casas de cinéfilos, mercados del film, bauleras de coleccionistas, cinematecas.

Variados e inimaginables pueden ser los destinos de los afiches. Pero pocas las oportunidades para verlos así. Juntos, colectivamente. Formando parte privilegiada de la historia de nuestro séptimo arte.

Testimonio inseparable de un fenómeno de cuya existencia el afiche da presencia y evidencia cada vez que una nueva película se estrena.

Arte autónomo de cualidades propias cuya existencia aún no descubre la presencia de artistas, diseñadores, fotógrafos, fotocromistas, imprenteros, fijadores de vía pública y arregladores de marquesinas, en una gama de oficios dignos de ser reinvindicados.

Su sóla presencia en una muestra exclusiva ratifica la percepción de pertenencia, la existencia de una identidad, la reafirmación de nuestro cine como excepcional arte industrial.

Su recorrido en una muestra o la consulta de este catálogo remitirá necesariamente a recuerdos, favoritismos, galanes, diosas y emociones.

Arte y recuerdo el sentido de la presente publicación.

David Blaustein
Director del Museo del Cine
“Pablo C. Ducrós Hicken” de la Argentina

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales quiere felicitar y agradecer al Museo del Cine por tan inconmensurable aporte a la historia y la memoria del cine argentino.

Es la primera vez que podemos apreciar un registro gráfico de afiches que reúna tantos años de la historia del cinematografía argentina.

Lo más importante del cine es haberse convertido en una suerte de compendio de la experiencia humana.

Compilar, conservar y analizar los materiales que derivan de la obra cinematográfica: carteles, afiches, preesbooks, guiones y fotografías fijas sirven para indagar en los sistemas de representaciones sociales que emanan de las distintas tradiciones, escuelas o movimientos cinematográficos y evaluar su peso en la constitución del imaginario y las mitologías colectivas.

Una vez más, gracias y felicitaciones.

Dr. José Miguel Onaindia
Director Nacional del Instituto Nacional
de Cine y Artes Audiovisuales

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales quiere felicitar y agradecer al Museo del Cine por tan inconmensurable aporte a la historia y la memoria del cine argentino.

Es la primera vez que podemos apreciar un registro gráfico de afiches que reúna tantos años de la historia del cinematografía argentina.

Lo más importante del cine es haberse convertido en una suerte de compendio de la experiencia humana.

Compilar, conservar y analizar los materiales que derivan de la obra cinematográfica: carteles, afiches, preesbooks, guiones y fotografías fijas sirven para indagar en los sistemas de representaciones sociales que emanan de las distintas tradiciones, escuelas o movimientos cinematográficos y evaluar su peso en la constitución del imaginario y las mitologías colectivas.

Una vez más, gracias y felicitaciones.

Dr. José Miguel Onaindia
Director Nacional del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales

Dr. José Miguel Onaindia
Director Nacional del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales

La historia del afiche cinematográfico – más que publicidad, invitación a soñar – se remonta a los orígenes del cine mismo, como un medio de comunicación simple, popular y directo. Su mensaje puede ser solamente informativo o bien incluir elementos persuasivos, provocativos o tentadores y, tanto su evolución formal como la de sus contenidos, ha sido determinada por los contextos sociopolíticos o económicos de cada época, por las grandes corrientes artísticas, así como, por la evolución de la industria cinematográfica en sí misma. No es en vano que movimientos como el expresionismo alemán o el surrealismo, así como la Revolución Soviética y, en los años sesenta, la Revolución cubana, la nouvelle vague, la corriente estética polaca o el arte pop, resulten sus momentos más creativos.

En los primeros afiches de los hermanos Lumiére vemos al público sentado frente a la pantalla; claro, el espectáculo en sí mismo era el objeto de atención. Pasada la primera época de registros documentales, la aparición del cine de ficción traslada el objeto a los contenidos temáticos y contextuales que permiten acceder inmediatamente a los contenidos del film. Luego, con la aparición del star-system, el objeto es la estrella y ellos se convierten en el tema central de los carteles, dejando en segundo plano los contenidos. Con la aparición del cine de autor y el arte pop, desde la década del sesenta, la atención se centra en el realizador, en el film mismo y, también, en el diseño estético del cartel. Más tarde, todos estos elementos se alternan o superponen según los diferentes tipos de expresiones cinematográficas, resaltando los elementos más vendedores de cada producción en particular.

En nuestro país, el afiche ha seguido una evolución similar y, en muchos casos, son el único vestigio de muchos de films que publicitaron. Con su estilo de dibujos realistas con colores intensos y trazos firmes, Osvaldo Venturi es, quizás, el más destacado de los afichistas argentinos; a él pertenecen los carteles de algunos de nuestros grandes clásicos, como Las aguas bajan turbias o Prisioneros de la tierra. Otros creadores dignos de mención en la historia de nuestros afiches son: Antonio Marchisio, Narciso Bayón, Mario Paciarotti, autor del excelente cartel de Cita en la frontera, Ermete Meliante, caricaturista de fuste, el dibujante y diseñador RAF (Rafael A. Faillace), quien logra plasmar su concepto abstracto en La cifra impar. También, debemos nombrar a otros particulares creadores como González Ruiz, Oñiverta (seud- Treviño), Rodolfo Hogipete, autor del afiche de Tango!, Parenti, Orió, Mezzadra, Spadafino o Lino Palacio, entre otros.

Mediante dibujos, fotomontajes o diseños abstractos, los afiches invadieron los espacios urbanos para invitarnos a reír con Chaplin, Keaton, Niní o don Luis Sandrini, a buscar el arca perdida con Indiana Jones, acompañar los penurias de los mensues de Soffici, llorar con Libertad Lamarque o Joan Crawford, admirar las exquisitas imágenes de Luchino Visconti o las construcciones estéticas de Orson Welles, bucear en las profundidades de Bergman o de Torre Nilsson, enfrentarnos con el espejo de nuestra propia historia de la mano de Lucas Demare o de Luis Puenzo o abstraernos en las complicaciones de un policial.

Y, aún hoy, pese a la existencia de otros medios publicitarios quizás más invasores, apreciamos el afiche cinematográfico por sus valores afectivos y evocadores de aquellos momentos en que, sentados en la sala oscura, frente a la pantalla grande, reímos, sufrimos y soñamos.

 

 
 

Canal OK
"En línea con el ocio"
© Copyright 1994-2013. Todos los derechos reservados.